top of page

HAGAMOS REALIDAD 'LA RUTA DE LA FE'

Hace un año escribí sobre la Ruta de la Fe, al ver el entusiasmo y los sueños del padre Ángel Masías Devia, un salesiano con más de 26 años de ejercicio sacerdotal. Esa nota fue un llamado a las autoridades para que se ocuparan de la preservación de los templos católicos. Días después de publicada la columna, unos amigos y colegas me hicieron llegar una información relacionada con la Gobernación del Atlántico, según la cual la mandataria Elsa Noguera estaba impulsando la Ruta de la Fe. Pensé ¡qué bien! Pero, sus asesores sólo utilizaron el título para promover una campaña en el departamento.

 

Más de un años después volví a escuchar al padre Masías en la eucaristía del nueve de febrero de 2024, el Día Nacional del Periodista. El padre hizo un llamado al Ministerio de Cultura, a las Secretarías, al alcalde, al gobernador y a las empresas privadas de Barranquilla para crear una mesa conjuntar y abrir un camino dirigido a la recuperación del templo San Roque. Es un templo neogótico florentino (único en Colombia), que comenzó a construirse en 1917. 21 años después fue una realidad. La Iglesia fue consagrada, por segunda vez -el 19 de octubre de 1941- por monseñor Francisco Ituriza, obispo de Coro, de la comunidad Salesiana.​ El templo requiere cuidados y mantenimiento urgente. ¡Se está cayendo! En la plazoleta estaban exhibidos los pedazos de piedras que han caído. Imagino que con estas fuertes brisas habrán caídos más.  

 

Da tristeza ver cómo los barranquilleros, autoridades y medios de comunicación sólo promueven otros sitios de interés turístico… Observamos buses transportando turistas que visitan la 'Ventana al Mundo', el Faro de Puerto Colombia, la escultura de Shakira, el Malecón, el mirador de Mallorquín y la 'Aleta del Tiburón'… A los barranquilleros también nos gustaría que los empresarios, el gobernador, el alcalde, los representantes, los congresistas y los dirigentes gremiales y políticos miren hacia el centro de Barranquilla que hoy se encuentra olvidado.

A los barranquilleros también nos gustaría que miren hacia el centro de Barranquilla que hoy se encuentra olvidado.

El padre Masías Devia dijo que la voluntad puede lograrlo todo. Citó dos ejemplos de templos que pudieron recuperarse después de terribles eventos: el Jueves Santo del 31 de marzo de 1983 un sismo de 5.6 en la escala de Richter destruyó amplios sectores de Popayán. Allí, 15 templos, ermitas monumentales y 20 conventos resultaron seriamente afectados. Gracias a la unión de voluntades la ciudad volvió a ser la Ciudad Blanca. El otro ejemplo que mencionó fue el voraz incendio el 15 de abril de 2019. El mundo observó con dolor y tristeza como las llamas devoraron buena parte de la Catedral de Notre Dame de París. A las pocas horas, cientos de donantes privados -de diferentes países- aportaron para la reconstrucción del templo. De acuerdo con Rebuilding Notre Dame de Paris, cerca de 250 empresas y talleres de arte en toda Francia se encargan de “trabajar en el renacimiento de la catedral”. Entre ellos se encuentran carpinteros, canteros, andamios, escultores, doradores, vidrieros e incluso organeros, “que están restaurando los 8.000 tubos y 115 registros del gran órgano de Notre Dame, el más grande de Francia”.[1] “Aquí solo estamos pidiendo Voluntad por parte del sector público y privado que no dejemos caer la iglesia San Roque y hagamos una realidad la Ruta de la Fe”, afirmo el padre Masías.


Templo de San Roque.

La propuesta de la Ruta de la Fe, a través de sectores públicos y privados, es aportar no solo a la recuperación del templo San Roque sino abrir un camino para la restauración de la plaza y templo San Nicolás, la capilla antigua del Hospital de Barranquilla, las parroquias del Rosario y de Chiquinquirá, la bella iglesia del Carmen y la hermosa y significativa madre de todas las iglesias: la Catedral de Nuestra Señora de la Paz. Así estaría conformada la Ruta de la Fe, un sueño que tenemos para que sea realidad.

 

Según el párroco Masías,La respuesta es simple, pero de profundidad insondable. Ello es lo que nos debemos impulsar y convocar: la memoria histórica de nuestra ciudad. Si por un instante nos preguntamos ¿realmente amamos la memoria de nuestros mayores? El pasado glorioso que acompañó y que hizo que en esta nuestra ciudad de Barranquilla se construyeran lugares de expresión en un pasado de gloria y un presente que se ha venido a menos. ¿Un pasado que se desborona antes nuestros ojos? Necesitamos con urgencia lograr la unión de voluntades para impulsa el proyecto Ruta de la Fe, que comprende y el embellecimiento de nuestras iglesias y templos que son íconos de la creencia y del pasado de nuestro pueblo".

 

Barranquilla nació de las manos de los grandes obispos, sacerdotes, humildes misioneros franciscanos, capuchinos, jesuitas, carmelitas, salesianos y del clero en general que dieron un sentido de Fe, de gallardía y de nobleza a la Barrancas de San Nicolás. Ellos formaron la conciencia y la moral de nuestra ciudad, forjando un pueblo trabajador, pujante, emprendedor, culto, deportista, alegre, musical y bullanguero.

 

“Los invitos a que nos comprometemos a apostarle a este proyecto para ofrecerle a los turistas y habitantes de nuestra ciudad la Ruta de la Fe como propuesta cultural y de fe para los creyentes. Que sea un capítulo novedoso y significativo para tocar el alma y el corazón de todos los barranquilleros. Para valorar la memoria de nuestros mayores. Es necesario entender que en el mundo, estos icónicos lugares son la herencia memorial, que no se puede y no nos debe dejar indiferentes. Manos a la obra. Juntos podemos y somos más”.

 

Hagamos que este sueño pueda ser una realidad. En muchas ciudades del mundo existen rutas turísticas que impulsan recorridos que incluyen visitas a templos. Es triste ver cómo se encuentran los templos San Nicolás y San Roque, en el olvido. Es hora de implementar recorridos turísticos que incluyan visitar estos y otros sitios históricos de la ciudad, y apoyar la preservación de los templos.

 

__________________

Comments


bottom of page