Basura Cero, un compromiso ambiental

* Más de 50.000 familias colombianas viven del reciclaje.

En Colombia más de 50.000 familias viven del reciclaje, por esto es que la Corte Constitucional se ha pronunciado en autos y sentencias, ordenando al Distrito se defina y rediseñe un esquema que dignifique la actividad del reciclaje y tienda a su normalización, estos modelos deben tener características de inclusión, formalización de rutas y modelos de recolección, transporte y disposición de material aprovechable, tratamiento y aprovechamiento de residuos, reglas de creación y funcionamiento de centros de acopio como intermediarios dentro de los procesos de reciclaje, tratamiento y aprovechamiento.


Bogotá produce diariamente 6.300 toneladas de basura diarias, que hoy recoge la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB). Este proceso, que inició el alcalde Gustavo Petro, de quitarles el ‘negocio’ a los operadores privados, se ha convertido en una reivindicación social con los recicladores en Colombia.


Es un compromiso con el medio ambiente, el programa tiene como finalidad minimizar el impacto de los escombros y residuos sólidos, por medio de un cambio de políticas públicas, un cambio cultural y un proceso educativo. El relleno de doña Juana no aguanta más basura y pronto colapsará, por eso el programa de basura cero tiene dentro de su plan de implementación, la apertura de diez plantas de aprovechamiento que tendrán como finalidad convertir los residuos orgánicos en compost y abono, lo que representa el 60 por ciento de la basura de los bogotanos.


Tal como lo ha expresado la UAESP, gracias a los recicladores en Bogotá, es que no hemos tenido un desastre ambiental, ya que ellos recogen diariamente 1200 Kg de desechos que no llegan al relleno sanitario y por esto es que el programa de basura cero en Bogotá, comprende acciones de estímulo a la producción de bienes de consumo reutilizables o biodegradables y pretende convertir a los recicladores en empresarios para que puedan entrar al negocio con la recolección del 100% del material reciclable, lo cual deberán hacer en asocio con empresas ya sea públicas o privadas, al inicio de la propuesta, podían hacerse cargo de la recolección del 25%, hoy ya realizan el 40% y esperamos que sean los recicladores quienes organizados, puedan realizar toda la recolección.


Por otro lado, la inclusión de la ciudadanía es fundamental, una cultura de separación de residuos en la fuente y recolección separada, dará como resultado la minimización de la disposición en relleno sanitario. Este proceso de aprendizaje es paulatino, existen metas de largo, mediano y corto plazo que permitirá un principio de vida, una posibilidad de vida urbana sostenible, con inclusión social.


El anterior modelo de aseo, se puede resumir en un sistema depredador del medio ambiente, este nuevo modelo es novedoso en Colombia pero ha tenido éxito en grandes ciudades que tenían el mismo modelo peligrosista ambiental, es el caso de Canberra, Australia, que desde 1995 se propuso no tener desechos en el 2010 y la ciudad de San Francisco en Estados Unidos que en 10 años de implementación, ha reducido los residuos urbanos en un 50%.


Hay un largo camino, pero la conciencia ambiental y el deseo de proteger la madre tierra nos dará como ciudadanos el impulso para continuar con el proceso que en definitiva mitigará el cambio climático.

Reciclar está de Moda

El Plan Basura Cero en Bogotá -en la Bogotá Humana, 2012-2015- fue un programa cuyo objetivo era lograr que los residuos sólidos no fuesen enterrados o incinerados, como se hacía hasta 2012 en los basureros, sino que fuesen aprovechados y devueltos al ciclo productivo en un 100 por ciento, para contribuir al correcto manejo de basuras.