Mujeres escritas por mujeres


Cada Año Nuevo me hago el mismo propósito, leer un libro cada mes; casi nunca lo cumplo y este año no es la excepción, a estas alturas, apenas estoy empezando mi libro de julio. Pero este año quise agregarle un detalle adicional al reto, que esos doce libros fueran escritos por mujeres.

Lo primero que quiero comentar al respecto, antes de explicar las razones de ese propósito, es que me sorprende que una decisión tan sencilla y personal genere escozor entre algunas personas. Ya debería estar acostumbrada a que la gente crea que favorecer a las mujeres promueve una especie de discriminación inversa contra los hombres, pero no, me sigo sorprendiendo de tener que justificar este tipo de determinaciones. Por alguna razón cuando le cuento a los demás de mi propósito de leer solo mujeres, algunas personas creen que lo hago porque me molestan los hombres y no quiero leerlos, o porque no creo que escriban lo suficientemente bien, y la verdad ambas cosas son igual de ridículas, o si no piensen en los libros que se hayan leído en el último año (que muy seguramente fueron escritos por hombres) y pregúntense si es que no creen que las escritoras sean lo suficientemente buenas como para ser leídas por ustedes, ¿suena absurdo verdad?

Y es que eso es lo que pasa con el statu quo, nos parece normal, nos acostumbramos y cuestionarlo genera resistencia. Pero cuando buscamos ir un poco más allá, nos damos cuenta que la gran mayoría de los libros que hemos leído en nuestras vidas han sido escritos por hombres. Y el tema no para allí, sino que se extiende a la amplia mayoría de los contenidos artísticos o de entretenimiento que consumimos, entiéndase películas, series, novelas, comerciales, dibujos animados y un largo etcétera.

¿Qué significa esto? Que la historia no la escribimos nosotras y que las representaciones femeninas son creadas por una mente ajena y para un público ajeno. Las representaciones femeninas que hacen los hombres son limitadas, reduccionistas y llenas de estereotipos y roles de género, pero son tan comunes y repetitivas que terminamos creyéndonolas, al punto que impactan la forma en como nos percibe y valora la sociedad, pero sobretodo, determinan la forma en la que nos vemos a nosotras mismas.

Leer historias de mujeres escritas por mujeres se ha convertido en uno de mis grandes placeres, leo para reconocerme en personajes verdaderamente multidimensionales, impredecibles, fuertes y complejos. Es fantástico encontrar historias donde las mujeres son protagonistas reales y no burdos arquetipos. Otra sería la historia si la hubiera contado María Antonieta en lugar de su marido.

Es por eso que en esta ocasión, quiero invitar a las mujeres a leer mujeres, porque es hora de redescubrirnos, de reconstruir nuestra historia, porque ahí hemos estado siempre, dándole forma a los sucesos pero sin poder contarlos, cambiando el rumbo sin poder atribuirnos el resultado, influyendo en silencio.

Libro recomendado: 'En diciembre llegaban las brisas', de Márvel Moreno, barranquillera y feminista.

Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Desarrrollada a partir Plantlla : WIX     2020