UN AVE Y UN EMPRENDEDOR

* Y cazar resultados como el piquero patiazul.

La primera vez que escuché hablar de ‘distanciamiento’ fue en las Islas Galápagos, en Ecuador. En ese viaje conocí a las tortugas gigantes. “Deben estar a un metro de distancia, señores. ¡No las pueden tocar!”, repetía con insistencia el guía de turismo.


¡Qué me iba a imaginar que diez años después tendría que corroborar que cualquier persona con la que me topara debía usar tapabocas a mínimo un metro de distancia!


Cuando Charles Darwin llegó a estas islas, en 1835, observó que las aves habían cambiado sus características físicas para adaptarse a las presiones del entorno. Llamó su atención el piquero camanay, piquero patiazul o alcatraz patiazul (Sula nebouxii), una especie de ave Suliforme de la familia Sulidae propia del Pacífico americano.

Se trata de un ave única que, a diferencia de otras, respira por los lados del pico. Su extraña anatomía es el resultado de una adaptación al medio.


Me retiré de la empresa que habíamos creado con Augusto Rico siete años atrás y de la que recibí un sueldo fijo hasta diciembre de 2019. Así lo había planeado. ¿Qué podría pasar? En febrero de 2020 hice parte del equipo que organizó un evento de impacto regional. Venían muchos más y me tocaba viajar. Eso imaginaba, hasta que en marzo el virus importado de la China le metió una gran piedra a la economía y cambió el ritmo de nuestras vidas. Me sentí de golpe como un piquero de patas azules que estaba en medio del mar.

La gente necesita inspiración.

Mi casa pasó de estar cerrada todo el día a ser colegio, universidad, oficina y el lugar desde el que tenía que conseguir nuevas oportunidades que generaran ingresos que ya disminuían su saldo vertiginosamente.


En esos días de cuarentena, con la casa llena. Nos tocaba dividirnos las labores domésticas. Descubrí que escuchar podcast era una forma de ir aprovechando el tiempo que esos oficios demandaban. Los escuchaba con emoción y me decía: “tengo que hacer algo así”.


Es más cómodo ser empleado que emprendedor. Es más fácil esperar el 15 y el 30 una quincena a tener que pagar nómina. Esas ideas fueron fortaleciéndose… Hasta cuando una amiga me llamó para ofrecerme un trabajo en el que ganaría menos de la mitad de lo que recibía cuatro meses antes. Ese mismo día me tocó ir de prisa a la que era la oficina de mi empresa. Mi puesto de trabajo y archivos seguían ahí. Tenía la idea de continuar utilizando esa infraestructura para lo que iba a hacer, pero la nueva administración había decidido entregar el local y me sentí como en un naufragio. Ver desarmar la sala de juntas, la recepción, los puestos de trabajo me conmovió en lo más profundo.

En mayo, la tasa de desempleo en Colombia fue de 21,4% y de 24,5% en las 13 ciudades y áreas metropolitanas. Esto implica un incremento en 10,9 y 13,3 puntos porcentuales, respectivamente, respecto del mismo mes de 2019. Así, con ese panorama, la decisión estaba tomada: emprender.


El piquero de patas azules vuela sobre el agua buscando algún pez. Cuando ve su objetivo va por la presa, así tenga que ingresar -a toda velocidad- un metro en el mar. El siete de mayo de 2020, con mi socio Marlon Natera, sacamos a la luz EficazMente. ¿Emprender en pandemia? Aferrados a la innovación y gestión de cambio como salvavidas, lanzamos un podcast con historias de personas que han salido adelante superando obstáculos. La gente necesita inspiración, reflexionemos. Quizá éramos los primeros que requeríamos esa energía para ir por el objetivo, hasta el mismo fondo del mar, como el piquero, el resiliente piquero de patas azules.