REFLEXIONANDO SOBRE EL ANTES, EL AHORA Y EL FUTURO DE LA SALUD EN COLOMBIA

* ¿Por qué hay jóvenes que aseveran, en las mal llamadas ‘redes sociales’, que el sistema de salud que existía en Colombia, el que fue remplazado por la Ley 100, se resume en lo que era el Instituto de Seguros Sociales?

Claro es, que “¡Nadie puede pensar en lo que no conoce, ni enseñar lo que no sabe!” La composición del anterior sistema de salud en Colombia va mucho más allá del Seguro Social. Aclaro: que ni el sistema anterior ni el actual han sido perfectos, pero si es evidente que el pasado ofrecía mejor prestación de servicios, había más respeto y cuidado por la vida de los pacientes. De los dos sistemas podría sacarse lo mejor para lograr ¡Un nuevo Modelo de Salud para los colombianos!


Comparto una rápida y resumida composición de lo que existía en ese borrado sistema de salud:


1. Los Hospitales Públicos

Esos que injustificadamente y muy cerca de la instauración de la Ley 100 fueron mal llamados ‘hospitales de caridad’.


Siempre, por ser un Derecho Fundamental, es esencial para la materialización de la vida DIGNA y con CALIDAD, ha sido y sigue siendo una obligación del Estado colombiano ser el responsable de la prestación de los servicios de salud a sus ciudadanos. Por eso siguen siendo Hospitales Públicos, aunque hoy, en su gran mayoría, sean manejado por particulares para beneficio propio, para enriquecerse a costa de lo Público.


Estos hospitales, en su gran mayoría, eran Hospitales Universitarios con profesionales de excelente calidad, quienes ofrecían una atención médica que extrañamos quienes nos formamos en ellos.


Dirán que no teníamos los equipos más modernos de esa época… Cierto, así era, pero lo suplíamos con conocimientos, con criterios médicos, sin ataduras para pensar y actuar en beneficio de los pacientes, tal como lo exige la profesión Médica. No como se hace en el actual sistema donde las EPS y las IPS limitan a los Médicos en sus pensamientos y en su actuar para lograr mayores beneficios económicos. Siento vergüenza que estos acepten y se presten a esas órdenes que van en contra del paciente, quien es LO MÁS IMPORTANTE dentro del sistema de Salud.


Los hospitales recibían con relativa frecuencia, cooperación extranjera, donaciones de países desarrollados y amigos, que enviaban medicamentos de alto costo y buenos equipos de ayuda diagnóstica, pero por la decidía e ineficiencia del Estado colombiano, manifiesta desde muchas décadas atrás, los dejaban deteriorar por no darle un ‘mantenimiento adecuado’. En esos Hospitales Públicos, con todos los problemas que tenían, funcionaban bien, allí estaban los mejores Médicos, ahí se atendieron por igual a personas sin o con recursos económicos. Primero se atendía la situación médica y luego se revisaba si tenía capacidad de pago o no. Quizás todo se daba muy fácil, no conocí ninguna negación en la atención al paciente, mucho menos de una urgencia médica. Se atendía de manera simple y sin tanta tramitología para brindar prontamente una muy buena atención médica.

Vino la Ley 100 y muchos de los hospitales públicos fueron borrados.

En ese entonces, no se había tomado aún, la vergonzosa decisión de estratificar ‘las viviendas’ (Estratos 1-2-3-4-5-6), y unos cuántos ‘tarados’ que creen estar por encima del 6. Personalmente, considero que esto logró hacer más daños que beneficios. Distanció a pobres de clase media y a estos de los de clase alta. Tanto es, que hay una pregunta que se escucha con mucha frecuencia: “¿De qué estrato eres tú?” Aunque la Ley dice que son ‘las residencias’ las estratificadas, ¡se ha generalizado que se piense que las personas son las que están estratificadas!


Vino la Ley 100 y muchos de los hospitales públicos fueron borrados. Quedaron los de ciertas universidades ‘privadas’ prestigiosas del país y algunos otros que se vienen manejando sin un real interés del Gobierno de turno o con intereses privados.


2. Solidaridad perdida

Las empresas ayudaban mucho en el aspecto Salud. Cada empresa tenía una sección o un departamento médico con un tamaño proporcional a su cantidad de trabajadores. Estos servicios prestados por las empresas eran excelentes, los empresarios de ese entonces, protegían a sus trabajadores y a los familiares de estos. Así se descongestionaba al sistema. Los trabajadores se sentían realmente protegidos en este aspecto, además, había estabilidad laboral. Eran otros tiempos y mejores empresarios.


Anoto, para conocimiento de los jóvenes que no vivieron esto, que la prestación de los servicios era a nivel Nacional. No como ahora con la LEY100, cuando solo te prestan la atención en una IPS localizada en ‘una calle’ de tu ciudad o municipio. Aún estando en la misma ciudad donde resides no puedes lograr ser atendido en consulta ambulatoria. Si te encuentras en otra ciudad o distante de la ubicación de tu IPS y necesitas atención médica, debes acudir a un servicio de Urgencia, congestionando estos servicios injustificadamente. Algo estúpido e incoherente entre lo que dicen las autoridades en salud y lo que realmente viene sucediendo en la práctica.


Si, al igual que yo, estás afiliado a una EPS (Coomeva EPS) intervenida, que se niega atender o no tiene clínicas que presten el servicio, como sucede en Barranquilla desde hace varios largos años, se pone en alto riesgo nuestra salud y nuestras vidas. Todo esto viene ocurriendo ante la vista gorda de todas las autoridades: alcalde, secretaria de Salud Distrital de Barranquilla, Supersalud, ministro y viceministro de Salud. La intervención por parte de la Supersalud fue muy tardía y después del hecho, los usuarios seguimos con los mismos problemas.


¿No les gustaría a los jóvenes revivir la obligatoriedad a las empresas para que presten dentro de sus instalaciones, servicios médicos a los trabajadores y a los familiares de estos? Seguramente se disminuiría el porcentaje de ausentismo causado por la demorada y precaria atención médica de las EPS, se produciría una gran mejoría en lo que respecta al sentido de pertenencia por parte del empleado y, con seguridad, veríamos algunos otros beneficios para los empresarios y sus empleados.


3. ISS

El Seguro Social fue una entidad pública del Estado colombiano creada el 26 de diciembre de 1946, encargada de la seguridad social, principalmente, de los empleados del sector privado con empleo formal.

Al ISS lo desprestigiaron para cerrarlo y darle paso a las entidades privadas.

El 14 enero de 2007, casi un año después de anunciar su intención de liquidar el Seguro Social, el presidente Álvaro Uribe cumplió con su promesa y acabó con una de las pocas entidades públicas que restaban por privatizar en el país. Es bueno recordarlo, particularmente para quienes tienen memoria selectiva.


Al ISS lo desprestigiaron para cerrarlo y darle paso a las entidades privadas. Les recuerdo que La NUEVA EPS se crea con los usuarios que tenía el ISS.

Ver: Las 100 empresas mas grandes de 2020


Sería interesante conocer a los mayores accionistas de esta EPS, también conocer por qué da utilidades si debe actuar como una Fiduciaria. Ninguna EPS debería tener utilidades por la prestación de los servicios de salud que contrata con el Estado.

Si hubo deterioro en el extinto ISS fue por culpa de la corrupta clase política colombiana y es claro que lo cerraron para darle paso a una nueva entidad mixta. En lo que no hay claridad es si el Estado colombiano tiene o no injerencia en su manejo. Si tiene manejo y da utilidad, ¿por qué no tenemos mas EPS públicas?


Pero no todo fue malo en el ISS, veamos el porqué.


El ISS prestaba atención a nivel Nacional con un carné de cartón laminado porque no existía la tecnología de hoy. Me refiero, antes de aparecer la Ley 100. Había una sola RED DE PRESTATARIOS a nivel Nacional. Atendían en CUALQUIER PARTE del país donde tuvieran un centro de atención médica. No había una IPS o un centro de atención especifico para ser atendido, recibían a los pacientes en cualquiera de sus puntos de atención, ya fuese en la ciudad o municipio donde residías o en otra ciudad diferente a tu domicilio donde estuvieras en el momento en que necesitabas la atención.


Las EPS no brindan este tipo de atención. Si no estás cerca a la IPS que ‘te asignan’ te toca acudir a un servicio de Urgencia de una clínica, congestionando dicho servicio sin justificación. Conocedores de esto, quienes manejan la salud del país, se preguntan el porqué tantas personas acuden a las urgencias de clínicas y hospitales innecesariamente, causando caos, debilitando y generando gastos enormes al sistema de salud, siendo que se tratan de consultas que se pueden resolver ambulatoriamente.


Todas las incapacidades médicas eran válidas. Las dadas por el ISS, por cualquier de los departamentos médicos de las empresas o por cualquier médico particular que contara con su REGISTRO MÉDICO (RM). Hoy, las EPS se niegan aceptar las incapacidades expedidas por médicos generales o especialistas que no pertenezcan a su PROPIA RED DE PRESTADORES.


Las EPS niegan reiterativamente la prestación de los servicios, lo que obliga a quien tiene recursos económicos a buscar solución con Médicos particulares. Si se acude a un Médico particular que considere dar una incapacidad médica, es probable que su EPS se la negará.


El Gobierno, a través de Ministerio de Salud, creó una entidad llamada ReTHUS (Registro Único Nacional del Talento Humano en Salud), para consultar y verificar quiénes están autorizados para ejercer una profesión de la salud. Por lo tanto, con esta información que ya tienen actualizada, debería servir para crear la RED NACIONAL ÚNICA DE PRESTATARIOS para todas las EPS, a la que puedan acceder TODOS los profesionales que ya fueron verificados, reconocidos y que se encuentran en el ReTHUS.

TODOS los profesionales de la salud debidamente acreditados deberían conformar la RED ÚNICA DE PRESTATARIOS.

El Colegio Médico Colombiano fue el encargado de recolectar el dinero que cobraron a todos los profesionales de la salud y de aprobar todos los trámites exigidos para esta nueva acreditación. El COLEGIO MÉDICO COLOMBIANO, organización gremial presidida por el Dr. Stevenson Marulanda, recogió una suma importante de dinero que no se sabe públicamente, para que será destinado. Si el profesional se encuentra debidamente certificado por las autoridades de salud colombiana, no hay razón para que cada EPS conforme una RED propia que parece tener como objetivo, la manipulación de los profesionales y la negación de derechos a sus pacientes, usuarios o clientes.


TODOS los profesionales de la salud debidamente acreditados deberían conformar la RED ÚNICA DE PRESTATARIOS. Los colombianos deberíamos tener la potestad de escoger libremente al profesional para ser atendido. Esto obligaría a los profesionales a mantenerse actualizados, a tener un limpio y adecuado sitio de atención o consultorio y que pueda disponer del tiempo necesario que requiéra la atención de cada paciente.


Difícil hacer un análisis más completo en tan corto tiempo.


¿Qué opinión, objetiva y sin pasión política, tienes después de leer esta nota de alguien que se formó en los Hospitales Públicos, antes de que nos impusieran el criminal sistema de salud creado con la Ley 100 de 1993?


Coletilla:

1. Hay muchas cosas del actual sistema de salud que son desconocidas por la mayoría de los colombianos y de las que no hablan o comentan los medios de difusión. Mucho menos lo hará el Gobierno de turno, a no ser que cambien quienes nos gobiernan desde décadas atrás a su antojo.

2. Quizás en un próximo escrito nos referimos a las 58 facultades de Medicina que hay en Colombia. Exagerada y preocupante la cantidad, así como la calidad y el costo de estudiar Medicina. Algo que, el próximo Gobierno estará obligado a revisar e implementar las correcciones necesarias.