LA ROPA SUCIA SE LAVA EN CASA

* Es mal negocio exponer las fallas de su nueva vivienda antes de agotar los conductos regulares.

A Maria y Gladis* se les ocurrió invitar a los vecinos de su nuevo conjunto a protestar, poner un gran pendón en el cerramiento del edificio, sobre una avenida transitada, para que todo el que pase se entere, e ir con carteles hasta las oficinas de la constructora. Todo se fue dando tan rápido. Y aunque, algunos vecinos proponían presentar un derecho de petición, pero para la mayoría era mejor utilizar las vías de hecho, y muchos, aunque no tenían problemas de ningún tipo, se unieron a la protesta.