EL FUTURO

* En la vida hay de todos los colores.

El futuro de Latinoamérica reside en una idea perversa...


JUSTICIA SOCIAL

El retorno de los brujos. Una ecuación contenida en el espíritu.

Existe un gran sector de la sociedad que se ubica en los límites de lo improbable, que carece de expectativas a futuro, que no se compromete con un proyecto de vida porque la miseria no permite tiempo ni condiciones para asumir un pensamiento libre, ni una concepción espiritual válida.


Lo que verdaderamente conduce los resultados de un pueblo hacia su calidad de vida, no son las teorías políticas, económicas ni sociales, es la libertad, la justicia, la honestidad... Un sentido correcto es obligar a intervenir al Estado para que se garantice a todos la oportunidad, el trabajo, la comida, el techo, el arte, la cultura, el deporte. Requiere tiempo, empecemos ya. El Estado soy yo.


La deshonestidad, gran responsable de la pobreza en Latinoamérica, es inherente al ser humano, en todas partes. Es el control la diferencia. Un control que se transforma en ADN y respeto y por eso disminuye su necesidad. El respeto nos abre todas las puertas.


Aceleremos el tiempo para que las castas poderosas de la América Latina asimilen por fin que para servir estamos aquí.


…y en una idea grandiosa.

La deshonestidad, gran responsable de la pobreza en Latinoamérica, es inherente al ser humano, en todas partes.

INTEGRACIÓN

Cerca de 700 millones de almas en más de 20 millones de kilómetros cuadrados, todos los climas, acceso a tres grandes océanos de este planeta.


Nuestra operación económica internacional básica es importar. Compramos muchísimo más que vendemos.

Deben desaparecer las fronteras en la América entre las naciones que manejan el concepto lingüístico latino de los romanos, una especie de Confederación (GNL: Gran Nación Latinoamericana).


Técnicamente, nuestra gran economía puede empezar a fortalecerse activando un fabuloso producto de exportación: dedicación a la industria turística, que implica un importante movimiento económico financiero nacional e internacional y suficientes puestos de trabajo y buenos ingresos y circulación y flujo de gente.


En esa eventualidad, unas poderosas FF MM latinoamericanas se dedicarán a proteger de la gente las llanuras, las selvas, las montañas, las playas, los ríos, los mares, los aires, los desiertos, los páramos, los pueblos y ciudades y a protegernos de nosotros mismos.


La Economía del mundo va a girar alrededor del agua y el verde.