top of page

EL APRENDIZAJE DE LA SOCIEDAD

* Párenme bolas: televisión, cine y redes sociales influyen en el comportamiento y aprendizaje social.

En la actualidad se ha puesto sobre la mesa la necesidad de aprender continuamente para adaptarse y actualizare a un entorno social cambiante en aspectos culturales, económicos, académicos y laborales. La capacidad de aprender y de extraer el máximo de información a través de cualquier medio se ha convertido en una competencia fundamental alimentada por medios de comunicación masivos y de fácilmente acceso.


Sin embargo, es necesario conocer cómo se informan los colombianos, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de La Sabana[1]:


El 87 por ciento de los encuestados utiliza el internet y las redes sociales como fuente para informarse, siendo Facebook (67 por ciento), WhatsApp (45 por ciento) y YouTube (34 por ciento) las plataformas más utilizadas. Por su parte, los teléfonos móviles (83 por ciento), los computadores (39 por ciento) y las tabletas (7 por ciento) son los dispositivos más populares. Además, el 58 por ciento de los encuestados ve noticias en la televisión y, el 28 por ciento las lee en los periódicos.


Como se evidencia el internet no ha desplazado del todo a otros medios de información como la televisión y el periódico. La televisión, aun cuando es un medio de comunicación secundario, genera inversiones en publicidad superiores a los tres billones de pesos. Ello quiere decir que conserva un mercado cautivo bastante interesante.


Es importante comprender que la sociedad actual es una sociedad hiper conectada e hiper informada (para bien o para mal) que tiene acceso a información real o ficticia que se viraliza con rapidez, incluso sin conocer las fuentes, lo cual hace que tales noticias sean creíbles y replicadas sin generar pensamiento crítico. Es decir, lo que la gente ve, lo cree. Lo más difícil es que es imitado, como se evidencia en la relación que tienen las personas con las series y películas, quienes como fans se disfrazan o replican actitudes, particularmente en el día de las brujas.


Pero, ¿por qué se fenómeno? Podríamos decir que es por aprendizaje vicario, el cual se puede definir como un aprendizaje observacional el cual tiene un contexto social. El psicólogo californiano Albert Bandura afirma que los niños aprenden en entornos sociales por medio de la observación y de la imitación del comportamiento que vieron en un mundo real o ficticio contando con cuatro fases a saber: 1. Observación, 2. Atención, 3. Retención, 4. Reproducción y motivación.


Se podría afirmar que ¿la televisión, cine o redes sociales influyen en el comportamiento y aprendizaje social?


Creo que si. Por eso la responsabilidad social se debe tener con lo que cada quien comunica, ya que el mensaje puede tergiversar o afianzar una 'realidad'. Sin embargo, antes de avanzar es necesario saber qué es responsabilidad social empresarial (RSE). Esta se define como "un compromiso que realizan las empresas de manera voluntaria, para que estas sean sustentables y responsables en lo económico, social, cultural y ambiental". Teniendo en cuenta la

participación social creativa, el respeto por el entorno, la formación o la difusión de las tradiciones culturales.


Uniendo conceptos de RSE y aprendizaje vicario se podría decir que la población aprende desde el constructo entre lo que ve en un mundo real y el mundo digital. Es decir, que directores, actores, escritores creadores de contenido tienen una responsabilidad con el comportamiento de la sociedad, ya que ellos pueden ejercer influencia en las personas. Como bien lo dice Henry Murray[2] -psicólogo estadounidense fundador de la Clínica Psicoanalítica de Harvard- cuando se habla de las necesidades puede afirmarse que todo el ser humano tiene una necesidad de deferencia la cual se define como admirar y apoyar a un superior. Someterse sin discusión a la influencia de un aliado. Seguir las costumbres. De esto se derivan los denominados followers, dando como resultado que imite lo que ve, así como las actitudes y comportamientos

Esta es una invitación al cambio, a generar contenido de calidad y apoyar de manera positiva a la sociedad.

Es necesario tener conciencia crítica para esta sociedad en la que vivimos embadurnada de violencia, criminalidad y narcotráfico. Esto podría ser debido a lo que se observa en medios de comunicación, en los que se induce a pensar que para salir adelante en Colombia la única forma es a través del narcotráfico, asesinatos o prostitución. Las novelas de Sin tetas no hay paraíso y El capo, así como guiones y adaptaciones como Pandillas, guerra y paz, Tres Caínes y Los Victorinos -creadas por Gustavo Bolívar- y otras más como Rosario Tijeras -de Jorge Franco- y el cartel de los sapos -de Andrés López- están ligadas al narcotráfico y al conflicto armado y social en Colombia. Se entiende que la labor comercial de escribir para vender (vendidas en más de 50 países). Los autores escribieron sin importarles la responsabilidad social, pues con tales obras maltrataron y vendieron una sociedad -ya de por si bastante afectada por los fenómenos derivados de este tipo de violencia- influenciada por las muertes y el sexo en la pantalla. Llama la atención y, tal vez por eso el ex senador Bolivar afirmaba que el millonario sueldo que la pagaba el Congreso- no le alcanzaba, como lo socializó en El Tiempo.[3]


Párenme bolas: si se vende una sociedad basada en esos principios, ¿cómo nos ven en el exterior a los colombianos? Por favor, invitamos a los señores guionistas a tener un poco de conciencia. ¡La gente aprende viendo! Considero que así como a las empresas se les exige y vigila para que cumplan mandatos de responsabilidad social, es hora que el Gobierno y el mercado levanten la mano para poder decir ¡no más guiones que endiosen delitos!, hasta lograr que cambien. Igual que ha sucedido con empresas.


Veamos ejemplos de empresas a las que se les exigió cambios:

3m, desde 1970. colocaba teflón en sus productos, que incluía sustancias como el ácido perfluorooctanosulfónico (PFOS) y el ácido perfluorooctanoico (PFOA), dos componentes que al acumularse en la sangre, pueden provocar cáncer, dañar el sistema inmunitario, aumentar el colesterol y fomentar ataques al corazón.

La empresa Exxon compartió en 2015 una serie de reportajes con el mensaje de que el cambio climático no existía. A pesar de que sus propios científicos mencionaron que los gases de efecto invernadero sí son dañinos para el medio ambiente.

Otras tantas, como Nestle, Roche y Volkswagen, con publicidad ecológica, han tenido que cambiar.


Por favor el daño mental existe. Esta es una invitación al cambio, a generar contenido de calidad y apoyar de manera positiva a la sociedad. Los actores, guionistas, escritores o influencer también tienen el deber de la responsabilidad social. Pueden generar contenidos de calidad. La fantasia puede volverse realidad y viceversa.


Como lo dijo DEMÓCRITO: “Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de mofa".


PARENME BOLAS: ¡BASTA YA DE CONTENIDOS PERVERSOS!


____________

[2] Henry A. Murray nació en Nueva York en 1893 y falleció en 1988. Recibió poco entrenamiento formal en Psicología. Obtuvo título de bachiller en artes en Harvard, donde se especializó en historia. Asistió a la facultad de medicina de la Universidad de Columbia y se graduó como el mejor de su clase. Más tarde realizó una maestría en biología en Columbia y un doctorado en bioquímica en la Universidad de Cambridge. Definió una necesidad "como el constructor que representa una fuerza en el cerebro que organiza el entendimiento, la percepción y conducta, de tal forma que cambia una situación insatisfactoria por una satisfactoria por ende aumenta la satisfacción en el ser humano. Las necesidades pueden ser producidas por un estado interno como es el hambre o bien por un estimulo externo como lo es la comida".

[3] El Tiempo, 26 de octubre del 2022.

コメント


bottom of page