Débora Arango. Colombia al desnudo

* La pintora y muralista antioqueña, nacida en 1907 y fallecida en 2005, no se mantuvo al margen de los acontecimientos que convulsionaban a su país.

Rojas Pinilla. Acuarela de Débora Arango, 41 x 50 cms. (1954). Como fue tradicional, la artista ironiza al dictador dándole forma de sapo. / Se halla en MAMM.
Rojas Pinilla. Acuarela, (1954). / Se halla en MAMM.

Débora Arango Pérez aún sigue de pie: denunciando las inequidades, criticando las injusticias, demostrando la doble moral de una sociedad que se ha plegado a la voluntad de minorías, que imponen criterios sexistas para valorar las obras de las mujeres. No en vano una de sus frases, breve pero de contenido crítico, mantiene vigencia: “no sabía que existieran pecados de hombres y pecados de mujeres”, como le dijera al arzobispo de Medellín Joaquín García Benítez en 1948.[1]


La pintora y muralista antioqueña, nacida en 1907 y fallecida en 2005, no pudo mantenerse al margen de los acontecimientos que convulsionaban a su país y al resto del mundo desde inicios del siglo XX e inicios del siglo XXI. Por ello, aún después de fallecida, sus obras siguen hablando por ella.


Irreverente, contestataria y transgresora. Así fue la artista que conmocionó la sociedad conservadora de Medellín a mediados del siglo XX.


“Transgresora en su pintura abordó la crítica social y política además de ser la primera pintora colombiana en pintar desnudos femeninos”, comentan en el portal de la institución educativa que lleva su nombre.[2] En ese portal web sostienen que la rebeldía de la artista “comenzó desde muy niña, cuando en ‘complicidad’ con algunos familiares se vestía de hombre y salía a cabalgar, actividad censurada para las mujeres de la época porque ’eso era cosa de hombres’. Fue alumna del maestro Eladio Vélez, quien le enseñó los secretos del dibujo y del Maestro Pedro Nel Gómez con quien aprendió la dinámica de la forma, la vitalidad del movimiento y el colorido”. Ya en esa época mostraba su afición por la pintura y el arte.

El Recreo o Las Monjas y El Cardenal. Óleo de Débora Arango sobre lienzo de gran tamaño, 1.77 x 1.27 mts. (1996). / Se halla en MAMM.
El Recreo o Las Monjas y El Cardenal. (1996).

Siempre fiel a sí misma, enfrentó con valentía las criticas y desaires de las que era víctima, siendo incluso amenazada, en 1948, con excomulgarla por haber pintado mujeres desnudas.