Barranquilla y la droga...


Por Alvaro Carbonell Núñez

Especial para Ciudad Paz