Vendaval


Yo si estoy completamente de acuerdo con el presidente del Senado de la República, el grandilocuente Ernesto Macías, que aboga por adelantar una investigación a fondo en la que participen todos los organismos de seguridad del Estado que nos permita establecer cuáles fueron los 'CHAMANES' que el pasado siete (7) de agosto, a través de sus artes, lograron modificar el clima a partir de las tres de la tarde con el fin de pegotearse la posesión del actual Presidente.

Necesitamos con urgencia conocer dichos nombres, pero no para adelantar en contra de ellos juicios de responsabilidad, sino por el contrario promoverlos para que sean nombrados como altos asesores del Gobierno que ayuden al manejo del clima y de esta forma favorecer las cosechas, lograr que llueva donde se necesita; que deje de llover donde las inundaciones han causado tantas catástrofes y, en especial, para que AVIANCA no siga argumentando problemas climáticos para la cancelación diaria y reiterada de sus vuelos.

Lo ocurrido en materia climática esa tarde del martes siete de agosto, en la Plaza de Bolívar, durante la posesión de Iván Duque, era una premonición de lo que iba a ser el inicio de este Gobierno: un verdadero 'VENDAVAL' que arrasó no sólo con los peinados de las señoras 'bien' que asistieron a la ceremonia sino además con las ilusiones que muchos albergaban con este nuevo Gobierno.

Empecemos con ese aguacero de verborrea que fue el discurso de Ernesto Macías durante el acto de posesión en su condición de Presidente del Congreso. Ese discurso se recibió muy mal, en muchos medios de la opinión pública. Se aduce por muchos de ellos que las cifras allí presentadas no corresponden con la realidad y otros argumentan que no era el espacio apropiado para esa clase de discursos, ya que mas que encarar el futuro con esperanza lo que hizo el señor Macías fue una acto de revanchismo.

En lo personal, pienso que dicho discurso opacó lo verdaderamente esencial de ese día y era que llegaba al poder un hombre joven que ya había dicho por todos los medios que no iba a gobernar con retrovisor y cuando el Presidente del Congreso, miembro del mismo partido del Presidente que se estaba posesionando, pareciera que nada le importaba dicha manifestación cuando procedió a presentar un discurso mediante el cual envió un mensaje a la opinión pública y vedado al novel presidente. Es que allí son ellos los que mandan y son lo que establecen qué temas se tocan y cuáles no.

Pero si lo sucedido en la Plaza no fue poco, lo ocurrido minutos después en uno de los salones privados del Congreso es en nuestro concepto mucho más grave. Por una infiltración de una periodista de Noticias Uno se pudo saber que el máximo líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, no censuró ni rechazó el discurso de Macías, sino por el contrario manifestó que dicho discurso “era necesario”. Con semejante aval quedó saldado a favor de Macías el impasse.

Pero ahí no pararon las cosas. Podemos decir que con el paso de los días, en materia política, se fueron intensificando de tal forma que pasamos de vendaval a huracán. Veamos sólo unos pocos ejemplos.

Ha caído muy mal al interior del partido de Gobierno, el Centro Democrático, algunas decisiones que ha tomado el Gobierno de Iván Duque en materia de nombramientos de altos cargos. A la fecha van mas de 17 nombramientos o ratificaciones de funcionarios que venían del pasado gobierno de Santos, situación esta que para muchos 'furibistas' es incomprensible teniendo en cuenta que la consigna era barrer con todo lo que se relacionara con dicho presidente a partir del siete de agosto. Pero, al final no fue así.

El tema de la cúpula militar ha causado también mucha indignación y rabia a un grupo de dichos 'furibistas' acérrimos, ya que consideraban que dicha cúpula no podía permanecer ni un minuto en el actual gobierno. ¡Oh sorpresa! Completamos un mes del actual gobierno y la cúpula militar que venía en ejercicio sigue acompañando al actual Presidente y al parecer, por lo que se nota, esta irá por lo menos hasta diciembre, época en que se realizan los cambios y ascensos en las Fuerzas Militares, si no es que son ratificados.

Este tema ha causado, como dijimos, mucha indignación entre las huestes de dicho partido de Gobierno, tanto así que ya se escuchan voces criticando agriamente a Iván Duque y diciendo que habían vuelto a traicionar a su mentor y guía el senador Álvaro Uribe Vélez. Pero las cosas no paran ahí y la tormenta perfecta se sigue configurando.

El tema de la Consulta Anticorrupción también creó una gran división entre los que están con Iván Duque y aquellos que siguen a Álvaro Uribe Vélez. Éste había manifestado antes de la fecha de elección que apoyaba dicha consulta, pero sin rubor alguno empezó días previos comenzó a desligarse de la misma, tanto que al final se opuso abiertamente a dicha consulta e invitó a sus seguidores a no votarla.

Por el contrario, Iván Duque desde la campaña y ya como Presidente en ejercicio, manifestó su respaldo a dicha consulta y todos pudimos ver como el pasado 26 de agosto salió y votó, desconociendo así el llamado realizado por el jefe de su partido.