Según la Corte Constitucional, habrá que contar los polvos