Aportes


El año electoral tiene la capacidad de hacer invisibles muchos temas. Por ejemplo, el pasado cinco de febrero la prensa salvadoreña publicó que en 2015 el partido de la desmovilizada guerrilla del FMLN recibió dos aportes internacionales: uno de 50 dólares que les envió un comité de apoyo del FMLN de Canberra (Australia) y otra un poco más llamativa.

La contabilidad de aportes a la campaña del FMLN y del presidente Sánchez Cerén -ocultada hasta ahora por su gobierno- registró un aporte de 10.000 dólares donados por la ex senadora y actual candidata presidencial Piedad Córdoba, lo cual es un delito en ese país. Y aquí nadie ha dicho ni pío.

La financiación ilegal de los partidos políticos se ha convertido en un problema y un 'lugar común' desde hace rato. Sin embargo, la gran pregunta del por qué los sobornos y aportes a campañas políticas recorrieron impunemente casi toda Latinoamérica durante esta década, no ha sido resuelta.

Para nadie es un secreto que la elección de 2014 tuvo sus 'ayuditas' y que Roberto Prieto ha callado la verdad. Su silencio permitió que prescribieran las acciones administrativas contra la campaña que el mismo dirigió. ¿Será que nos acostumbramos a ver como dineros extraños aparecen en esas contabilidades, a pesar de las prohibiciones legales y constitucionales?

Todas las excusas han servido: a los ya conocidos “fue a mis espaldas” y “me acabo de enterar”, se suman la versión absurda de Lulla en Brasil cuando dijo que los 11 millones de Reales que le aparecieron a su hija Marisa fueron conseguidos durante seis años de ardua labor vendiendo Avon; mientras en Argentina, las valijas llenas de dólares de PDVSA detectadas en el aeropuerto de Ezeiza fueron “desaparecidas” por los Kirschner.

Aquí el otro antecedente de Piedad Córdoba en 2008, con los 135.000 dólares canalizados a través de Monómeros Colombo Venezolanos, terminó en que sí recibió esa platica, pero que era para hacer eventos culturales con fines humanitarios para lograr la liberación de los secuestrados políticos de las Farc. ¡Qué increíble coincidencia!

Es insoslayable de que esos fondos tienen un mismo hilo conductor: permear gobiernos con el programa político establecido por Cuba, el ALBA y el Foro de Sao Paulo, agenciados por el PT del Brasil y el PSUV venezolano, todos dedicados por más de una década a la exportación del desastre del “Socialismo del siglo XXI”, a punta de petróleo y sobornos.

¿Quién osa preguntarle a la hoy precandidata presidencial cuál es el origen y propósito de sus aportes al FMLN? ¿No hay quien encuentre una “garganta profunda” y siga las rutas del dinero de donaciones políticas, como se hizo con los “paraísos fiscales” en Panamá, Barbados e Islas Caimán?

Mientras tanto, causas justas como las de las mujeres de la 'Corporación Rosa Blanca' intentan sacar de la oscuridad los crímenes de violencia sexual, esclavitud, abuso, abortos y reclutamiento forzado de menores, pero sólo recibe una atención marginal y distante. Ellas luchan sin mayores apoyos.

Sólo el incansable trabajo de Herbin Hoyos, el creador del programa “Las voces del secuestro” y la convergencia con la demanda de impugnación contra las candidaturas de los cabecillas de las Farc que tienen procesos y sentencias suspendidos por estos crímenes atroces impulsada por José Jaime Uscátegui, ha roto el muro de silencio.

La carta de alias 'Karina' dirigida desde su lugar de reclusión en solidaridad apoyo al esfuerzo de estas mujeres valerosas y frenteras por lograr un poco de Justicia, recorrió poco las redes sociales y recibió el frío desprecio de los medios de comunicación que se limitaron a reseñarla sin trascendencia.

Ojalá alguien comparara los términos de lo expresado por 'Karina' con el manifiesto político de 'Carlos Antonio Losada' y Berta Fríes en del aniversario del atentado al Club El Nogal y cayera en cuenta de que lo de 'Karina' es una sentida y real petición de perdón y reconocimiento de delitos, no de simples “errores que nunca han debido suceder”, como afirman en coro las Farc.

Nada importa que quienes denunciamos seamos objeto de burlas, desprecio, amedrentamientos e incluso de ataques violentos, como el orquestado desde una revuelta de la Pedagógica contra la sede política de Uscátegui.

Los mismos medios que según Julito Sánchez Cristo se alinearon en un 95% para sacar adelante el Plebiscito del 2 de octubre (y que perdieron, igual que las firmas encuestadoras), están exclusivamente dedicados a registrar cuantos madrazos y huevos le llueven a Timochenco para convertir a las Farc en las nuevas víctimas mediáticas y manipular una supuesta reconciliación nacional que les abra el camino al poder y a refundar la Patria en la asamblea constituyente que tanto añoran. ¿Así creen que se logra la paz?

Hay que dejar la indiferencia y hacer una oposición seria y organizada que sea capaz de contrarrestar este caos prefabricado. Hay que regresar a lo fundamental -en términos de valores y principios- para enfrentar a quienes intentan apoderarse de esferas de poder con la complacencia de unos pocos liderazgos en decadencia, sumidos en el más profundo desprestigio.

Hay que tener presente el camino recorrido para no caer en trampas ya conocidas. Hay que asumir los retos con entereza y sumar apoyos reales en una sola coalición o alianza republicana que recupere la fortaleza de nuestra Colombia como sociedad y como institución democrática. Es hora de pensar bien por quien votar.

Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Desarrrollada a partir Plantlla : WIX     2020