Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Plantlla : WIX     2019

Lucha por ¡NO a la discriminación!

July 16, 2017

  •  108 personas LGBTI fueron asesinadas durante 2016.

  • La tercera parte de los homicidios (36) fue motivada por el prejuicio hacia la orientación sexual o identidad de género de las víctimas.

 

RÓBINSON OSPINA BUITRAGO

Redactor de CIUDAD PAZ

 

Un vistazo atrás…

Era 1940. Los hombres usaban pantalón alto, la correa apretada y el boso bien arreglado. Las damas, por su parte, se contoneaban con vestidos a la canilla, de pepas o flores y nunca iban despeinadas. Fue por ese año cuando apareció el primer movimiento de liberación gay en Colombia.

 

Se hacían llamar ‘Los Felipitos’, eran clandestinos. El grupo estaba conformado por pocas personas de la clase alta. Su propósito era, simplemente, crear un espacio para socializar. Los primeros bares gay aparecieron solamente para hombres.

La violencia del país que explotó con el asesinato de Luis Carlos Galán, en 1948, al parecer asesinó también cualquier ánimo de salir del closet, pues de ‘Los Felipitos’ no se volvió a saber nada y tampoco se habló mucho de las experiencias de dicha organización.

 

El 28 de junio de 1969, en el bar Stonewall Inn (en el barrio neoyorquino de Greenwich Village) se presentó una redada policial. Ese día los asistentes al establecimiento público se rebelaron contra la autoridad, cansados de la persecución y discriminación de la que estaban siendo víctimas con el visto bueno del gobierno. Esa madrugada decenas de hombres y mujeres se negaron, por igual, a entregar sus identificaciones y dejarse inspeccionar como parte de la rutina. Los enfrentamientos que se generaron causaron la detención de 13 personas y varios agentes y civiles resultaron heridos. Este acontecimiento es reconocido como el catalizador del movimiento moderno pro derechos LGTBI (lesbianas, gay, transexuales, bisexuales e intersexuales) en Estados Unidos y en todo el mundo.

 

En Colombia, León Benhur Zuleta, un militante desde su más temprana infancia, encontró en el comunismo una propuesta política acorde con sus ideales libertarios. Criticaba la postura marxista “anquilosada en estructuras de género, heredadas, según la cual el homosexualismo era un producto de la decadente sociedad capitalista”.

 

Zuleta –nacido en Itagüí, el 18 de noviembre de 1952– se declaró abiertamente homosexual a los 19 años, lo que le costó la expulsión de la Juventud Comunista.

 

En 1970 fundó –en Medellín– el Movimiento por la Liberación Homosexual. Años después conoce a Manuel Velandia –en ese entonces estudiante de Filosofía y Psicología– y extienden la influencia del grupo a Bogotá.

 

Organizaron actividades a favor de la comunidad LGBTI, como la primera marcha gay y la primera publicación gay bautizada como ‘Ventana Gay’, una revista de 20 páginas cuyas oficinas quedaban cerca al Parque Nacional y tuvo 20 ediciones.

 

La primera marcha gay se registró en 1982. Sólo fueron 30 los marchantes contenidos por más de cien agentes de policía. Marcharon desde la Plaza de Toros hasta el Parque de las Nieves, sobre la carrera Séptima en Bogotá. Participaron grupos de Medellín y Cali.

 

Los asistentes marcharon con un triángulo rosado dibujado en la mejilla, con el número de la cédula escrito en él, para recordar lo que había pasado a los homosexuales en los campos de concentración en Alemania.

 

Cuando los periodistas abordaron a los manifestantes éstos hablaron, pero con el rostro cubierto con máscaras.

El primer periódico de orientación gay fue fundado por Zuleta. De hecho, él escribía prácticamente la mayoría de los artículos para lo que utilizaba seudónimos. Lo imprimía en imprentas independientes y lo repartía en universidades, bares y cafés.

 

Era una publicación rudimentaria y de tiraje reducido. Estaba escrito a máquina, pero era común encontrar también fragmentos a mano. Contaba con una sección de avisos clasificados en los que se ofrecían encuentros amistosos y románticos homosexuales. También tenía una sección de poemas, otra de cartas del lector y, en ocasiones, artículos de corresponsales extranjeros. Luego de cuatro números, la publicación llegó a su fin.

 

El escritor, tristemente, se hundió cada vez más en el alcohol y las drogas. Quienes lo conocieron decían que “estaba cansado de vivir, de luchar contra una sociedad que se empeñaba en perpetuar esquemas castrantes”.

 

La mañana del 24 de agosto de 1993 fue encontrado muerto en su apartamento, en el barrio La Milagrosa, en Medellín. Dos puñaladas apagaron su vida. Tenía 42 años. En su momento se habló de que podía tratarse de un crimen de los ‘grupos de limpieza’ que abundaban en ese entonces en la capital antioqueña. Las autoridades clasificaron el acto como un crimen pasional y cerraron el caso.

 

Con el paso del tiempo se crearon más organizaciones y aunque no estaba aquel hombre intelectual de cabello crespo y generosa sonrisa, su legado siguió sonando: “una lucha que incluya una reivindicación total de las minorías, de los excluidos, de todos aquellos a los que, de una u otra forma, el sistema patriarcal y machista ha relegado a un lado y privado de voz”.

 

REALIDAD

Para reflexionar: en Colombia fueron asesinadas 108 personas LGBTI durante 2016. Aproximadamente la tercera parte de los homicidios (36) fue motivada por el prejuicio hacia la orientación sexual o identidad de género de las víctimas. Es decir, casos en los que la persona fue asesinada por el hecho de ser lesbiana, gay, bisexual o transexual.

 

Esta cifra no representa un cambio significativo con respecto a 2015, cuando se registraron 116 homicidios, de acuerdo con información de Colombia Diversa, Caribe Afirmativo y Santamaría Fundación, entes que denuncian impunidad en gran parte de los casos estudiados.

 

DATOS PARA RESALTAR

  • El cuatro de noviembre del 2015, la Sala Plena de la Corte Constitucional votó a favor una ponencia del magistrado Jorge Iván Palacio que le dio vía libre a la adopción igualitaria en Colombia.

  • La marcha del Orgullo Gay más importante en Europa es la de Madrid. En 2007 reunió dos millones de personas.

  • En 1980 se despenalizó la condición de homosexualidad en Colombia.

  • En 1999 se convirtió en realidad el matrimonio gay en notaría.

  • En Mauritania, Sudán, Pakistán, Chechenia, Emiratos Árabes, Yemen, Afganistán, Irán y Arabia Saudita, el homosexualismo se paga con pena de muerte.

  • En 70 naciones sigue siendo ilegal cualquier acto homosexual.

  • En 88 naciones es legal el homosexualismo. 

  • En 2003, la Corte Constitucional permitió la visita conyugal gay en las cárceles colombianas.

  • En 2007 se permitió que una pareja del mismo sexo pueda afiliar a su compañero (a) desde el primer día en el cual comiencen a convivir.

  • En 2008, la Corte Constitucional estableció que si una de las personas que conforman la unión fallece, la otra puede pedir la pensión de sobrevivencia.

  • De acuerdo con varios pronunciamientos de la Corte Constitucional, “la homosexualidad es una opción de vida tan respetable y válida como cualquiera, por lo que no puede ser objeto de restricción ni de discriminación social”.

 

DESFILE DEL ORGULLO GAY

Este año se realizó el desfile del Orgullo Gay en Bogotá el dos de julio. La comunidad gay, con su alegría particular, inundó de colores algunas de las principales calles de la capital de nuestro país.

 

La Alcaldía de Bogotá se encargó del montaje logístico, así como de la transmisión y la preparación del evento que contó con miles de asistentes. Antonio Hernández, director del Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal (IDEPAC), le dijo a CIUDAD PAZ: “nos sentimos muy bien, porque es la primera vez que se unieron las dos marchas: la que viene del norte y la que viene del sur. Esto deja ver que Bogotá es una ciudad diversa, donde caben las distintas opiniones, donde hay garantías de los derechos de los ciudadanos”.

 

También participó Angélica Lozano, representante a la Cámara, quien expresó: “Hay que decirle a todos aquellos que pretenden segregarnos, que no tienen cabida. En este país cabemos todos, todos somos iguales, y seguiremos trabajando para defender los derechos de las minorías. Ni un sólo paso atrás”.

 

El evento transcurrió sin contratiempos por corredores viales, como la carrera 7 y la avenida 19, y culminó con eventos culturales en la Plaza de Bolívar. Solo se observó uno que otro enfrentamiento en el que se vieron involucrados travestis, pero la organización y las autoridades mantuvieron el control de la situación.

 

Lorena Pineda, una mujer transgénero de 37 años, se siente orgullosa de hacer parte de la comunidad LGBTI. “Nunca me he avergonzado de mi condición sexual, por el contrario, cada vez que tengo la oportunidad salgo a defender nuestros derechos como una leona”, indicó la dama.

 

Del mismo modo, Carlos Benítez Tuirán, miembro del Club de Moteros de Bogotá, aseguró que se siente feliz porque “en nuestro país cada vez es menor el tabú respecto a los temas de la comunidad gay, son logros importantes y esta multitudinaria marcha muestra que cada vez somos más los que exigimos respeto por la diferencia y la igualdad”, fueron las palabras del joven en medio del desfile.

 

Al final del evento, los asistentes bailaron al ritmo de la música, bebieron algunos tragos y siguieron celebrando con alegría.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload