A dos minutos y medio del fin


El presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, logró lo que ninguna persona por sí sola había logrado hasta el momento: mover el Reloj del Juicio Final treinta segundos más cerca a la media noche que marca el fin de la humanidad.

El Reloj del Juicio Final fue creado por un grupo de científicos denominados ‘atómicos’ ya que varios de ellos contribuyeron a la creación de las primeras armas atómicas que existieron en la tierra. En la actualidad varios premios Nóbel hacen parte de tan selecto grupo. La funcionalidad de dicho reloj está dada en el hecho que señala lo cerca que está la humanidad de destruir el mundo con sus actos.

Pues bien, la última vez que dicho reloj se había movido había acortado la distancia de cinco minutos a tan sólo tres minutos del fin de la humanidad coincidiendo con los turbulentos sucesos que se presentaron a nivel global en el año 2015. Hoy vuelven a moverse las manecillas otros 30 segundos por varias causas, pero en especial y la de mayor peso los comentarios que en lo últimos días ha pronunciado Donald Trump ya como Presidente en ejercicio de los Estados Unidos de América.

Entre muchas de las cosas que en tan sólo ocho días de gobierno ha dicho el presidente Trump se encuentra su particular visión sobre el calentamiento global, el manejo del arsenal nuclear, la discriminación a grupos minoritarios en su país, manifestaciones estas que llevan a una elevación inminente del riesgo global al provenir de quien hoy ostenta el liderazgo del país más poderoso del mundo.

No genera ninguna seguridad para la humanidad que Trump no crea en los efectos del calentamiento global y que por el contrario permita adelantar explotaciones petrolíferas que hasta la fecha no habían sido permitidas teniendo en cuenta el grave impacto que estas tendrían en el medio ambiente.

De igual forma llena de inquietud a la humanidad saber que el presidente Trump tiene bajo su custodia el mayor armamento nuclear que existe en la tierra y que por lo que hasta ahora ha demostrado no dudaría en utilizarlo volviéndonos a ubicar inmediatamente en los momentos más oscuros de la guerra fría cuando era inminente un apocalipsis nuclear.

Agreguémosle a lo anterior, la posición adoptada con su vecino México al considerar que éste es el que debe asumir los 50.000 millones de dólares que cuesta la construcción del muro con el que tanto sueña y con el cual considera se evitaría el ingreso de ilegales que son quienes han contribuido a incrementar la violencia y el desempleo en el país del norte, según el Presidente.

Exigir que sea México el que pague por este ‘Muro de la Infamia’ solo es la demostración clara de que estamos ante un presidente xenófobo que considera que sólo blancos americanos son los que tienen derecho de habitar dicho país y que es válido crear barreras que los protejan de aquellos a los cuales consideran inferiores en todos los aspectos.¿Hay pues de que preocuparse? Creemos que sí y consideramos que los científicos encargados de mover las manecillas del mencionado reloj fueron muy conservadores al sólo moverlas treinta segundos. El peligro que representa este particular personaje bien ameritaría moverlas de tal forma que solo quedaran segundos para la destrucción del mundo.

Pero no olvidemos que sólo completa pocos días en el poder… Le queda mucho tiempo para acabar con este hermoso y amado Mundo. ________ * David A. Grajales Marín es abogado, especialista en Derecho Penal.

Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Desarrrollada a partir Plantlla : WIX     2020