Asumimos responsabilidad por 'abominable crimen de secuestro': Rodrigo Londoño

* Reconoce crímenes de guerra y lesa humanidad de carácter no amnistiable.

* "Víctimas fueron tratadas como instrumentos y como cosas": Presidente de la JEP.

Pablo Catatumbo y Rodrigo Londoño.

Bogotá DC | “Vengo en calidad de último comandante a reconocer el ejercicio de política de secuestro dentro de las desaparecidas Farc-EP. El reconocimiento de crímenes de guerra y lesa humanidad de carácter no amnistiable”, afirmó Rodrigo Londoño al iniciar su intervención ante las víctimas, en desarrollo de la audiencia convocada por la Justicia Especial para la Paz, JEP.


Desde hoy hasta el 23 de junio, los siete últimos miembros del secretariado de las Farc-EP deberán reconocer participación en mas de 21.000 secuestros de civiles y miembros de la Fuerza Pública.


En la audiencia comparecen los siete miembros del último Secretariado de las Farc-EP: Rodrigo Londoño, Pablo Catatumbo Torres, Pastor Alape Lascarro, Milton de Jesús Toncel, Jaime Alberto Parra, Julián Gallo Cubillos y Rodrigo Granda Escobar. Igualmente, durante los días de diligencia intervendrán 29 víctimas de distintos sectores económicos, edades, oficios, y características poblacionales más afectadas.


En su primera intervención, Londoño realizó un llamado a las antiguas comandancias territoriales para que ahonden en sus aportes a la verdad para responder las demandas puntuales de las víctimas. “Quiero llamarlos a que continuemos en esta tónica. Falta mucha verdad”, dijo.


Londoño continuó afirmando: "venimos a asumir responsabilidad individual y colectiva frente a uno de los más abominables crímenes cometidos por nuestra organización que desembocó en crímenes de guerra y de lesa humanidad. Yendo en contra los valores en los que estaba inspirada nuestra lucha”.

Por su parte, Pablo Catatumbo Torres Victoria afirmó: “Acepto mi responsabilidad pública por haber sido partícipe en la elaboración y desarrollo de la política de privar de la libertad a civiles y militares”.


“Fueron puestos fuera de combate para forzar un intercambio, un canje por guerrilleros que estaban en las cárceles”, explicó Torres Victoria durante su intervención. “Esto constituyó uno de los hechos más dolorosos que tuvo la guerra”.


Torres Victoria afirmo que solo cuando negociaban la paz en La Habana entendió la dimensión de lo que habían causado: “Nunca imaginé que la guerra iba a alcanzar tales extremos de crueldad (…). Años después en la negociación en La Habana entendí lo duro y desgarrador que eso sería sentarme frente a ustedes a escuchar todo el daño que les causamos”.


Según Torres Victoria, “no somos los mismos de antes. El Acuerdo Final para la Paz también nos ha cambiado a nosotros (…), no hay palabras que puedan transmitir lo que también sentimos nosotros por el daño que les hemos causado a ustedes, a sus familiares y a su descendencia”.

Julián Gallo Cubillos.

Posteriormente, Julián Gallo Cubillos intervino, afirmando: “Acepto mi responsabilidad como coautor mediato por haber sido participante del secretariado desde 2011”.


Hablando pausadamente, Gallo sostuvo que “la guerra genera unas conductas, comportamientos e ideas que nublan la visión de quienes participan en ella. En el caso nuestro hoy tenemos que decir con claridad que nos avergüenzan estos hechos y conductas relatadas por las víctimas y organizaciones”.


De acuerdo con Gallo y coincidiendo con Torres Victoria fue en La Habana donde tuvieron la oportunidad de escuchar por primera vez los relatos de víctimas. "Sin lugar a dudas, el mayor acierto que tuvimos quienes participamos en la negociación fue haber escuchado la voz de las víctimas".


Al finalizar las versiones de aceptación de cargos, el magistrado Eduardo Cifuentes, presidente de la JEP, sostuvo: "En las imputaciones formuladas por la JEP se pone de presente cómo las víctimas fueron tratadas como instrumentos y como cosas, los comparecientes han aceptado esas gravísimas imputaciones".