¿‘Educación gratuita’?

October 30, 2019

Una de las demandas más comunes en las manifestaciones estudiantiles hoy en Colombia es la que se refiere a la “educación gratuita”.

 

“¡Educación gratuita ya!”, “¡Educación gratuita y de calidad para todos!”, “Gratuidad en la educación”, etc., se lee en las pancartas y se escucha en las arengas. Y esto se refleja en que los candidatos políticos y los gobernantes hablan también de “educación gratuita” y de la necesidad de avanzar cada vez más hacia ella. Se ha convertido en una exigencia y un norte para todos, sin miramientos ni consideración. Nadie lo cuestiona y a nadie despierta sospechas.

 

Aunque es cierto que el Estado debe propender por brindar una educación pública al alcance de las mayorías –que ofrezca posibilidades de acceso a todos los sectores sociales, especialmente a los menos favorecidos, ofreciendo costos muy bajos e incluso sin ellos, según el caso–, la idea de que exista algo gratis, es decir, regalado, así, sin más, semántica, sociológica e incluso psicológicamente hablando, deja una sensación a nivel individual y social que puede tener consecuencias nefastas.

 

Con una juventud que piensa que rebeldía es rayar paredes, destruir cosas, despreciar y atacar cualquier idea de orden, deber o responsabilidad, la exigencia de una educación gratuita empieza a sonar como una exigencia caprichosa desentendida de cualquier fundamento político y administrativo. Cualquiera que entienda con algún grado de profundidad que la sociedad, en su sentido filosófico y funcional, tiene que ver con un conjunto de relaciones en las que todos se comprometen con unos objetivos concretos y contribuyen de alguna manera con ellos, sabe que nada en una comunidad es y puede ser gratuito.

 

Si alguien estudia con costos extremadamente bajos o sin pagar absolutamente nada, no es porque sea 'gratis', sino porque de alguna manera está siendo subsidiado con impuestos de todos a través de la mano del Estado. Y por esa misma razón debe algo a todos y al Estado. Este deber consiste, entre muchas otras cosas, en la excelencia, en el aprovechamiento y el uso adecuado de los espacios y los recursos, en servir y contribuir a la Nación y sus comunidades, en retornar algo al sistema educativo que le subsidió para que otros puedan beneficiarse del mismo modo.

 

Solo una juventud mediocre e individualista, que carece de un tipo particular de despolitización, piensa en la idea de educación gratuita. Una juventud con un espíritu elevado y consiente de su papel dentro de la Nación, sencillamente no hablaría de algo así.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Desarrrollada a partir Plantlla : WIX     2020