La Pola: sinónimo de valentía y amor patriótico


El 14 de noviembre de 1817, hace 200 años, las fuerzas realistas (léase los españoles que intentaron mantener la dependencia de la monarquía española en tierras americanas) fue fusilada una joven de 21 años, seria militante de los independentistas criollos, su nombre fue Policarpa Salavarrieta Ríos, cariñosamente llamada ‘Pola’. Esta joven mujer desarrolló una sólida participación en la gesta independentista colombiana, movida por el impulso que su familia brindó a la misma, por ello, a los 14 años participó del grito de independencia el 20 de julio de 1810 y posteriormente fue parte activa de la gesta libertadora, muy cercana a personajes como Antonio Nariño. Su accionar político, junto con su compañero de lucha Alejo Sabaraín, su captura y posterior fusilamiento en 1817, fue un factor motivador entre la población para el éxito de los criollos independentistas, pues muchos de ellos usaron su figura para realzar el alzamiento contra los españoles teniendo en cuenta su juventud, su belleza y que era una mujer ‘berraca’, como se pudo comprobar cuando camino al patíbulo y ante la inminencia de la muerte, gritó a sus verdugos: “Viles soldados, volved las armas a los enemigos de vuestra Patria. ¡Pueblo indolente! ¡Cuán distinta sería hoy vuestra suerte si conocieseis el precio de la libertad! Pero no es tarde. Ved que, aunque mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil muertes más. No olvidéis este ejemplo [...] Miserable pueblo, yo os compadezco. ¡Algún día tendréis más dignidad! [...] Muero por defender los derechos de mi Patria [...]” La Pola fue una heroína de la revolución independentista, hoy las actuales generaciones que están pendientes de saber con cuantas mujeres se acuesta Maluma en una canción, desconocen conceptos como Revolución (le temen a este concepto), Independencia o independentistas, y se asustan al ver que Cataluña quiere hacer lo mismo que la Nueva Granada hace dos siglos. Es clave pensar hoy, sobre la necesidad que tiene nuestro país de una nueva independencia. Ya no estamos subyugados por crueles realistas como Juan Samano, pero diariamente vemos que persiste la subyugación y el esclavismo; evidenciamos que los vulnerables de la Patria son cada vez más. Por ello es clave recordar a mujeres como la Pola, que haciendo gala de su oficio de costurera, unió voluntades para enfrentar al imperio español.

La Pola sabía que es más lo que nos une, cuando se trata de enfrentar a la opresión y a la miseria. Es importante encontrar en las esquinas de la Colombia de hoy, muchas Polas y muchos Sabaraines, que nos conviertan en costureros del nuevo país, que garanticen que algún día tengamos dignidad.

Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Desarrrollada a partir Plantlla : WIX     2020