Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Plantlla : WIX     2019

“Ni una sola coma”

November 16, 2017

Los inmensos esfuerzos lanzados por el Gobierno y las Farc, dentro y fuera del Congreso, dentro y fuera de la Constitución y de las Cortes, han dado frutos: la Justicia Especial para ‘La Paz’ - JEP ha sido debatida, cuestionada, criticada, revisada y puesta en tela de juicio ante los colombianos, pero aún así ha sido declarada exequible por la Corte Constitucional.


Exequible quiere decir que está acorde con la Constitución Política de Colombia. Bueno, de lo que queda de ella. Lo cierto es que para nadie con una ética elemental puede entender que el mas alto tribunal en esa materia prefiera endosarle a una instancia inventada el chicharrón de absolver a las Farc y además le parezca muy constitucional autorizar a criminales de guerra y de lesa humanidad a asumir cargos públicos -incluso de elección popular- mientras el ladrón de caldos sigue pagando condena intramural.


La verdad, leyendo el comunicado de la Corte sobre el fallo del Expediente RPZ-003 todo indica que lo redactado por el magistrado Guerrero Pérez es apenas una peluqueada superficial a la mata de problemas que tiene el trámite de la JEP en el Congreso. Como dicen las señoras, una ‘despuntada’ estilo Norberto: no le recorta mucho y la deja bien presentada para el ‘fast-track’, pero eso sí nos va a salir carísima.


Conste eso si que la sentencia establece un “Régimen de Condicionalidad” integrado por la dejación de armas, la contribución efectiva al proceso de reincorporación a la vida civil, la obligación de aportar verdad plena, la consecuente garantía de no repetición de nuevos delitos o de delitos de ejecución permanente o de conductas asociadas con narcotráfico, la contribución efectiva a la reparación de las víctimas y la entrega de los menores de edad. Estos 6 puntos son los límites determinantes para “la pérdida de tratamientos especiales, beneficios, renuncias, derechos y garantías, según el caso.” ¿NO les suena conocido?
Gracias al Altísimo el fallo afirma endurecer el tratamiento de los delitos permanentes, como por ejemplo el secuestro y desaparición forzada, los cuales pasarán a la justicia ordinaria cuando “la JEP determine que se han incumplido las condiciones del sistema”. Más o menos en unos 20 años.


Por fortuna, la Corte reconoce el derecho al juez natural para todos los fueros políticos y civiles (con excepción del fuero militar, claro) y hay que agradecerle que los responsables y magistrados de la JEP queden bajo el régimen ordinario de responsabilidad fiscal, disciplinaria y penal. Y que los juristas extranjeros sólo podrán intervenir con sus opiniones expertas de lejitos, como amicus curiae. Sobrevivió de milagro la revisión de las sentencias por vía de tutela y la ‘independencia’ de las decisiones que resuelvan conflictos de competencia entre la JEP y otras jurisdicciones.


Por fortuna la Corte reconoció la intervención de la Procuraduría en la JEP, como mecanismo de garantía de los derechos de las víctimas y del orden jurídico. ¿Cómo será la incidencia en esa tarea de la Procuradora Delegada para las Víctimas, doctora Elena Ambrosi Turbay, mano derecha de Sergio Jaramillo a lo largo de toda la negociación en La Habana?


En todo caso la Corte autorizó la participación en política de los farianos que se comprometan en un formulario a someterse a la JEP y se mantengan así sea en la forma dentro de los límites del Régimen de Condicionalidad, eso sí otorgando a la JEP la facultad de “adoptar las medidas que hagan compatible el cumplimiento de tales funciones de las sanciones, en particular la restricción efectiva de la libertad, con las actividades económicas, sociales y políticas propias del proceso de reincorporación a la vida civil”. ¿Quién mas podría tomar tamaña decisión respecto de un prohombre como Santrich, el mismo que dijo que al acuerdo no se le puede cambiar “ni una coma”?


Y ya que hablamos de ‘verdad’, las Farc deben estar dichosas con la composición de la “Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la no Repetición” - CEVCR acordada en el Punto 3 de La Habana, que incluye algunos insignes como el biógrafo de Tirofijo, la odiadora profesional expareja de León Valencia y una paisita suspicaz que trina simpatías por los mismos que asesinaron a mansalva a tanto antioqueño, incluido un exgobernador. ¿Escaparán estos mechudos al tímido tijeretazo de la Corte cuando les autorice chuzo, chanfa, sueldo y buena pensión?


Ninguno de estos temas parece preocuparle al Presidente en su gira por Emiratos donde ferió el páramo de Santurbán a precio mas barato que Isagén. Tenemos que agradecerle que dejó pregrabado el discurso de celebración del fallo de la Corte, que trajo una sutil advertencia (mas parece una amenaza) para que los congresistas enmermelaos dejen de molestar y aprueben rápido lo que falta.


Pero si no les rinde, tranquilos, la culpa es del clima o de la opinión que no lo comprende y si toca nos vamos un ratico a Estado de Excepción. El poder es para usarlo como se le dá la gana.


Ñapa: ¿Usted ya firmó las tres planillas del Referendo tres Cambios? O ¿le basta con el despunte estilo Norberto?

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload