Impunidad DPM

October 1, 2017

Se sabe que la ley se hizo para cumplirla, pero en este país del Sagrado Corazón de Jesús hay unos jurisconsultos que antes de acogerse a la ley, definen que lo más importante es interpretarla. Por ello terminan haciendo mil piruetas para acomodar las normas, a su real saber y entender, que obviamente no es otra cosa que su propio interés.

 

Por ello es que los vemos en la mañana descalificando la Justicia Especial para la Paz (JEP), obviamente instando a sus correligionarios a acogerse a las bondades de dicho tribunal, independientemente de si fueron ministros o militares pacificadores del Urabá o los Llanos.

 

Los tribunales de la JEP sirven para todo, no presentan el nombre de ‘un solo’ magistrado cercano a su pensar político y con ello, acusan a los que se presentan de ser sesgados, pues no piensan como ellos quisieran. Al final de la tarde tienen amigos libres bajo los términos de la JEP, acogiéndose a libertad condicional y, paralelamente, desconociendo la jurisdicción y validez del mecanismo.

 

Al otro día berrean ante la ‘tamaña impunidad’ con la que campean los señores de las Farc (Faar, según muchos), pues no se acogen a la justicia, ni la respetan, se quejan que los exguerrilleros son intocables y que la justicia no los alcanza. Pero al medio día, están acompañando al amigo caído en desgracia, porque simplemente asignó unos recursos ilícitamente para después desviarlos a su campaña. Una nimiedad. Califican al amigo (amigote) de perseguido y lloran amargas lágrimas lamentándose por una justicia a la cual no se debe respetar, pues persigue a los justos.

 

Un día inician la Feria de la Extradición, enviando semanalmente a cuanto guerrillo querían castigar, a cuanto paramilitar querían callar y a uno que otro pendejo mal parqueado homónimo de algún narcotraficante, para después pasar a quejarse que la extradición es “un engaño de Colombia”, que no existe.

 

Hablando claro y en los términos de la gente del común, esta gente está acostumbrada a torcerle el pescuezo a la ley, interpretándola a su real gana y garantizando que la ley no sea el mismo racero para todos, sino un instrumento DPM “Depende del Marrano”.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Desarrrollada a partir Plantlla : WIX     2020