Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Plantlla : WIX     2019

Beneficios a desmovilizados de M-19, EPL, AUC y Farc

September 1, 2017

  • Verdades y mentiras acerca de los beneficios personales y grupales reconocidos a los ex combatientes.

  • Asignaciones mensuales y sumas de apoyo a procesos productivos a través de la historia reciente.

RUTH ALEJANDRA SEGURA 
Redactora de CIUDAD PAZ
 

 

Las Autodefensas Unidas de Colombia recibieron un monto mensual de alrededor de 480.000 pesos a partir de su desmovilización en el año 2003. Teniendo en cuenta que para esa época el salario mínimo estaba en 332.000 pesos, quiere decir que los ex combatientes de las AUC recibían mensualmente más de un salario mínimo.


Los desmovilizados de las Farc recibirán menos de un salario mínimo mensual legal vigente, ya que en el acuerdo de paz firmado el 24 de noviembre de 2016 quedó estipulado que el monto a entregar será del 90 por ciento del salario vigente correspondiente (hoy) a 737.717 pesos, por consiguiente se le entregará 620.000 pesos a cada ex combatiente de las Farc.

 

Según Luis Emil Sanabria Duran, director ejecutivo de Redepaz, los desmovilizados del M-19 y del EPL recibieron 70.000 pesos aproximadamente, más del salario mínimo de ambas épocas. En el primer caso más del doble, siendo el SMMLV de 1989, 32.559 pesos y en 1991 cuando se dio la desmovilización del EPL correspondía a 51.720 pesos.


En el caso del M-19 y del EPL no se otorgó apoyo económico para su establecimiento en la vida civil, lo que ocasionó algunos impedimentos para el buen desarrollo del proceso de reincorporación, aun cuando sí les otorgaron beneficios para procesos productivos.

 

A los ex combatientes de las Farc acogidos al proceso de paz les entregarán dos millones de pesos para establecerse en su nueva vida y aunque las AUC en su momento no recibieron este monto, el Gobierno les otorgaba vivienda, salud, vestido, educación y alimentación; manutención en general, inicialmente por tiempo indefinido y sin ningún condicionamiento, hasta que en 2011 fue emitido el Decreto 1391 especificando que los beneficios sólo podrían durar seis años.


Los integrantes del M-19 y el EPL recibieron un monto de 1.500.000 pesos y 2.000.000 de pesos, respectivamente, para la implementación de proyectos productivos.


Las Farc hoy en día recibirán ocho millones de pesos para esta misma causa y las Autodefensas recibieron dos millones de pesos 2003, correspondientes a más de seis salarios mínimos mensuales legales vigentes de la época.


DESMOVILIZACIÓN INDIVIDUAL
En el caso de los desmovilizados individuales, aquellos que tomaron la decisión de abandonar el grupo insurgente al cual pertenecían de manera voluntaria, entregando sus armas y reintegrándose a la vida civil lejos de la guerra, son acogidos en hogares de paso en cabeza del Ministerio de Defensa por un tiempo de tres meses. Allí no reciben apoyo económico, sino alimentación, alojamiento, prendas de vestir, elementos de aseo, desplazamiento desde la zona donde se encontraban hacia los hogares de paso ubicados en Villavicencio, Valle del Cauca y Cajicá.

 

 Después de estos tres meses, son entregados físicamente a la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN, donde comienza la ruta de reintegración, el camino que recorren las personas de la mano del Estado para desarrollar habilidades que les permita obtener  todo lo que necesita para vivir, basados en un principio de autonomía y construcción permanente.


Inicialmente, a partir de que abandonen el hogar de paso, se les entrega un millón de pesos para su establecimiento, independientemente de que asistan o no a la ruta de reincorporación.  400 mil pesos en el primer y segundo mes y 200 mil pesos en el tercer mes.


En esta nueva etapa bajo el cobijo de la ARN, sí reciben apoyo económico siempre y cuando cumplan con unas condiciones establecidas previamente como venir acompañado por el profesional reintegrador, mínimo una vez al mes; el primer año llamado año de estabilización debe presentarse entre tres o cuatro veces al mes.


El monto recibido por los ex combatientes en este proceso de reincorporación, independientemente de cuál sea el grupo armado que dejan atrás, es en promedio de  480.000 pesos mensuales desde hace 14 años, pues no se estableció en salarios mínimos mensuales legales vigentes sino en dinero exacto,  teniendo en cuenta que algunos recibían menos de acuerdo a la situación personal. Todos los casos se manejan individualmente.


El tiempo máximo promedio de la ruta de reintegración es de seis años y medios. Los 480.000 pesos son entregados de la siguiente manera.


160.000 pesos otorgados a todos los que hacen parte de este proceso, correspondiente a la atención psicosocial se entregan por un periodo máximo de 30 meses, y por el tiempo restante se les brindaba solo acompañamiento.


A quienes necesitan formación académica en primaria y bachillerato se les entregaban otros 160.000 pesos hasta culminar los estudios, bajo la condición de demostrar asistencia al 90 por ciento de las clases. Finalmente, otros 160 mil pesos son entregados a quienes hacen parte de la Formación para el Trabajo, demostrando igualmente asistencia al 90 por ciento de las clases. El tiempo máximo de entrega de este apoyo es hasta culminados dos cursos de formación.


Existen  unas condiciones especiales adicionales  para los que ingresan a una carrera tecnológica, como manera de incentivar que lleguen hasta este nivel más alto, desembolsándoles  320.000 pesos, para dicha labor.

 

De este proceso también hace parte el beneficio de inserción económica llamado ‘Capital Semilla’ entregado con la finalidad de que desarrollen un proyecto productivo.


El ideal es que se entregue después del primer año y medio de la reincorporación, luego de haber trabajado las dimensiones personal y familiar del ser humano y de haber hecho un recorrido académico con el que estarán más preparados para formular un plan de negocios.  Se acompaña, se asesora y se brinda previo cumplimiento de requisitos estipulados en la normatividad interna.


Este monto también, puede ser empleado en un semestre de universidad y en un crédito de vivienda. En la mayoría de los casos los desmovilizados optan por el primer camino, como una excelente alternativa de sostenibilidad.


Este año serán desembolsadas 2.600 unidades de negocio. Y a la fecha desde sus inicios, se han desembolsado aproximadamente 15.000. 


En los últimos cinco años, de cada diez unidades desembolsadas, seis sobrevivieron después del primer año, logrando una sostenibilidad a mediano plazo y contando a partir de este momento, con un acompañamiento por parte de un profesional, quien hace un seguimiento y análisis de ventas, mercadeos e inventarios arrojando un diagnostico con el fin de fortalecer la unidad de negocio a través de otros convenios educativos o créditos. 


En este caso para los desmovilizados individuales, el monto económico del Capital Semilla corresponde a ocho millones de pesos, estipulado por el Decreto 391.


Si quienes hacen parte de la ruta de reincorporación de la ARN no se presentan mensualmente o reinciden, incurrirán en sanciones que se les dan a conocer por parte de un abogado una vez inicien el proceso.


Se les advierte que es obligatorio hacer presencia todos los meses. Si dejan de comparecer durante seis períodos seguidos y logran demostrar causas válidas de ausencia se les dará la oportunidad de reactivar el proceso.


Pero si por el contrario la ausencia es prolongada e indefinida, les derivará en la pérdida de beneficios y no vuelven a tener la opción de estar en calidad de desmovilizados.


REINTEGRACIÓN

La Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN, es la entidad encargada de coordinar, asesorar y ejecutar -con otras entidades públicas y privadas- la Ruta de Reintegración de las personas desmovilizadas de los grupos armados al margen de la ley.


Está adscrita a la Presidencia de la República y trabaja en coordinación con el Ministerio de Defensa, ministerios del Interior y de Justicia, y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.


De las 59.321 personas desmovilizadas, 50.598 (85 %) ingresaron a la ARN, mientras que 8.723 (14.7 %) no lo hicieron.

 

 

 

12.758 hombres y mujeres se encuentran en proceso de reintegración. El 80 por ciento de las personas desmovilizadas está afiliado al Sistema General de Seguridad Social. El 39.5 por ciento al Régimen Contributivo, y el 60.5 por ciento al Régimen Subsidiado.


Respecto de la educación de las personas desmovilizadas, 21.928 aprobaron la básica primaria, 8.066 la básica secundaria, y 2.787 accedieron a la educación superior. Se destaca que 15.345 participantes son bachilleres.


La salud mental de los participantes es precaria. De acuerdo con ARN el 90 por ciemto de las personas que ingresan al proceso llegan con algún tipo de afectación psicosocial, de éstos el 93 por iento logra superar esa situación.


ARN revela que el 90 por mciento de los desmovilizados considera que la calidad de vida les ha mejorado.


El 70 por ciento de los hombres y mujeres que se desmovilizaron que se encuentran en el proceso están ocupadas, de ellas el 70,7 por ciento en un trabajo informal; y el 29,3 por ciento en uno informal.


Hasta el momento se han vinculado 650 empresas al proceso de contratar desmovilizados.


De acuerdo con la Fundación Ideas para la Paz el 76 por ciento de quienes participan en procesos de reintegración se mantiene en la legalidad.
El impacto del programa se puede verificar en 50 municipios donde se realizaron acciones comunitarias a través del Servicio Social.


PROCESO
La reintegración se realiza a través de un proceso integral con esquemas de evaluación y seguimiento, en el que profesionales especializados apoyan a ciudadanos en proceso de reintegración para garantizar la reconciliación y la no repetición de conductas violentas, bajo las dimensiones más significativas del ser humano.


La reintegración ha sufrido cambios, incluso desde el manejo de los programas. El Gobierno decidió acabar el Programa de Reinserción que existía antes de 2003, direccionando todo el proceso hacia una sola agencia.


De acuerdo con Luís Emil Sanabria, director Ejecutivo de Redepaz, se trató de un error “porque se perdió todo el conocimiento que se había construido desde los 90’s, al estructurarse una agencia totalmente nueva.

 

No existen datos de los desmovilizados del M-19 y muy pocos del EPL.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload