Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Plantlla : WIX     2019

Se silencian armas de las Farc-EP

June 27, 2017

Misión de ONU recibe 7.132 armas 

Mesetas, Meta.

La Misión de Naciones Unidas informó que ya almacenó el conjunto de las armas individuales de las Farc-EP registradas: 7132 armas, salvo aquellas que, de conformidad con la Hoja de Ruta, servirán para dar seguridad a los 26 campamentos de las FARC-EP hasta el 1 de agosto de 2017.

 

De conformidad con la Hoja de Ruta aprobada el 29 de mayo de este año, el 20 de junio se inició la tercera fase de la dejación de las armas individuales de los combatientes de las FARC-EP, las cuales la Misión de la ONU en Colombia ha estado almacenando en sus contenedores de armas en las 26 Zonas y Puntos Veredales de Normalización.

 

Para esa fecha, la Misión habrá almacenado todo el armamento existente en los campamentos y extraído sus contenedores de las Zonas y Puntos Veredales de Normalización, los cuales pasarán a ser Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación.

 

Hasta el momento, la Misión ha verificado 77 caletas de las cuales ha sido extraído el armamento y destruido municiones, explosivos y armamento inestable.

 

Durante el acto participaron el presidente Juan Manuel Santos, el jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault; el vicepresidente Óscar Naranjo, ministros y otros altos funcionarios del Gobierno; el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño; representantes de países garantes y de la comunidad internacional, autoridades civiles, congresistas, miembros de organizaciones sociales.

 

Previamente, la Misión de las Naciones Unidas certificó la entrega de 7.132 armas individuales de las Farc, según el registro que hizo en las 26 zonas veredales.

 

‘El día en que las armas se cambiaron por las palabras’: Santos

El presidente Juan Manuel Santos durante el acto final de dejación de armas de las Farc, cumplido en el municipio de Mesetas (Meta). En la ceremonia también participaron el Jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, y el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, entre otros. El Mandatario reiteró que el Gobierno seguirá cumpliendo hasta la última coma el Acuerdo de Paz. También agradeció a las Naciones Unidas por su trabajo en el país a favor de la paz. Esta organización certificó hoy la entrega de 7.132 armas individuales de las Farc, según el registro que hizo en las 26 zonas veredales.

 

“Hoy, 27 de junio, para mí, y creo que para la inmensa mayoría de los colombianos, es un día muy especial, un día que jamás olvidaremos: el día en que las armas se cambiaron por las palabras”.

 

Así lo afirmó este martes el Presidente Juan Manuel Santos durante el acto final de dejación de armas, cumplido en Buenavista, vereda del municipio de Mesetas (Meta).

 

“Puedo decir, desde el fondo de mi corazón, que por llegar a este día, por vivir este día, por lograr este día, ha valido la pena ser presidente de Colombia”, agregó el Mandatario.

 

El Presidente recordó que habrá justicia, verdad, reparación y garantías de no repetición para las víctimas, lo cual quedó plasmado en el Acuerdo de Paz.

 

Indicó que, sin embargo, lo más importante hoy es que “las armas que alguna vez se levantaron para atacarnos entre nosotros serán guardadas y selladas en contenedores a cargo de la más alta y confiable organización internacional, creada precisamente para buscar y garantizar la paz en el mundo”.

 

Sostuvo que miles de armas se han entregado a buena custodia, y no serán jamás, de hoy en adelante, una amenaza para cualquier ciudadano de Colombia o del mundo.

 

Así mismo, el Jefe de Estado hizo un reconocimiento al cumplimiento de la palabra de las Farc en cuanto a la dejación de las armas, y recalcó que aún quedan deberes recíprocos que se deben cumplir.

 

“Valoro y valoramos el cumplimiento de su palabra en la dejación de las armas que hoy se completa”, dijo. “Quedan aún deberes recíprocos que ustedes y el Estado tenemos que cumplir para que este acuerdo de paz que hemos alcanzado se traduzca en una paz justa, estable y duradera para nosotros y todas las generaciones por venir”, afirmó.

 

Seguiremos cumpliendo el Acuerdo de Paz hasta la última coma. Al respecto, el Presidente Santos reiteró que el Gobierno Nacional seguirá cumpliendo hasta la última coma de lo pactado en el Acuerdo de Paz.

 

“Nos espera un camino largo todavía. Pero el Gobierno está firme cumpliendo lo pactado, y lo seguiremos cumpliendo hasta la última coma, así como esperamos que ustedes lo sigan haciendo”, dijo.

 

Consideró que más allá de acuerdos suscritos, “la paz es un convenio entre corazones, la paz es el acuerdo de las almas que entienden que hay formas mejores de vivir y resolver las diferencias”.

 

El Mandatario ratificó igualmente su decisión de defender, con toda la determinación, el derecho de los hoy excombatientes de las Farc a expresar sus ideas dentro del régimen democrático.

 

“No estoy, y seguramente nunca estaré, de acuerdo con ustedes sobre el modelo político o económico que debe tener nuestra nación, pero defenderé con toda la determinación, con toda la contundencia, su derecho a expresar sus ideas dentro del régimen democrático, porque esa es la esencia de la libertad en un Estado de derecho”, sostuvo. Agregó que “para que ese derecho sea efectivo, contarán con las garantías de seguridad que sean necesarias”.

 

El Mandatario explicó las oportunidades para el país que se abren con la dejación de las armas, en materia de presencia del Estado en zonas del conflicto armado, educación, salud, vivienda, vías y provisión de servicios públicos en estas regiones.

“Hemos logrado mucho, a pesar del conflicto, y ahora podemos hacer más, muchísimo más, para seguir reduciendo la pobreza y las desigualdades, y generando prosperidad para todos”, subrayó.

 

“Podremos ser un país donde se multiplique la inversión y, con ella, el empleo digno para todos, un país con más turismo, con más personas recorriendo y disfrutando nuestro maravilloso territorio”, dijo. “Un país donde nunca más nos matemos por nuestras ideas, y todos empujemos en una sola dirección, que es la de la paz, el progreso y la justicia”, sostuvo.

 

“Ese país es posible, y ese país es el que comienza a forjarse hoy, cuando un grupo alzado en armas por más de cincuenta años las deja y las cambia por las herramientas de la democracia y la civilidad”, añadió el Mandatario.

 

Por último, el Presidente hizo un llamado a los colombianos para no dejar perder este momento histórico que vive Colombia. “Estemos a la altura de la paz que hemos logrado. Estemos a la altura de los sueños de nuestros hijos, que hoy nos miran con ojos de esperanza. Estemos a la altura de la historia”, dijo.

 

Y concluyó: “No dejemos perder este momento, ni este logro que es de todos los colombianos. Somos un solo pueblo. Somos una sola nación”.
 

'El éxito del proceso de paz será ante todo el éxito de la sociedad colombiana': Arnault

Las siguientes son las palabras pronunciadas por Jean Arnault, jefe de la Misión de Naciones Unidas en Colombia:
"En ocasión de este acto de celebración de la conclusión de la dejación de armas individuales, tengo el privilegio de compartir el balance de la verificación del acuerdo de Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de Armas, verificación realizada por la Misión de las Naciones Unidas en Colombia desde el 26 de septiembre del 2016, en cumplimiento del mandato otorgado por el Consejo de Seguridad en su resolución 2261 del Consejo de Seguridad.

 

El cese del fuego y de hostilidades bilateral declarado el 29 de agosto de 2016 ha sido respetado por ambas partes, y ha contribuido directamente al descenso de los principales indicadores de violencia en el país.

 

Las reglas del cese al fuego a las cuales se sometieron ambas partes han sido cumplidas con pocas excepciones. Importante para nuestra valoración es el hecho que ninguno de los incumplimientos observados refleja un patrón de violaciones deliberadas o decisiones de alto nivel de una u otra parte.

 

Recalcamos también que globalmente, las obligaciones del Gobierno y de las Farc-EP relativas al respeto de los derechos de la población civil durante la fase de pre-agrupamiento de las unidades guerrilleras, sus desplazamientos y su estancia en las zonas veredales y sus alrededores han sido observadas. 

 

Finalmente, y es de especial importancia para las Naciones Unidas, el Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación ha jugado a cabalidad su papel – un papel sin precedente en la experiencia internacional de supervisión de cese al fuego.   Los miembros del Mecanismo han actuado conjuntamente acompañando los movimientos de las Farc-EP, investigando incidentes, aclarando ambigüedades, resolviendo diferencias, tomando medidas correctivas cuando fuera necesario, prestando ayuda humanitaria en caso de emergencia.

 

Quiero rendir un homenaje especial al almirante Orlando Romero, Jefe del componente Gobierno del Mecanismo, y a Marco Calarcá, Jefe del componente Farc, y a los hombres y mujeres bajo sus mandos, así como a los observadores y observadoras de las Naciones Unidas, militares y civiles, bajo la conducción del Coordinador del Mecanismo general Javier Pérez-Aquino. 

 

Quiero expresar un especial agradecimiento a los generales Flórez y Pico y a Carlos Antonio Lozada por el papel que han jugado en el éxito de este proceso desde la negociación del acuerdo al Cese al Fuego hasta su implementación.

 

Hoy, con pleno conocimiento de su eficacia del Mecanismo Tripartito, podemos recomendar que las Naciones Unidas recoja las enseñanzas de la experiencia de Colombia para aplicarlas en otras partes del mundo. 

Concluimos que hoy en día, en el momento en que culmina el proceso de dejación de armas individuales, el cese del fuego bilateral entre el Estado y las Farc-EP está consolidado. 

 

Al mismo tiempo, el esfuerzo de cooperación de los últimos nueve meses no debe disminuir.  Los méritos de la observación tripartita recomiendan que el Mecanismo continúe operando durante los próximos meses a fin de atender cualquier acontecimiento que vulnere la confianza en la paz.

 

En torno a la dejación de armas, consideramos que el compromiso con la dejación de armas individuales adquirido por las Farc-EP en el Acuerdo de Paz ha sido honrado de conformidad con la Hoja de Ruta aprobada el 29 de mayo.

 

En la primera mitad del mes de febrero, la Misión verificó la llegada de 6803 guerrilleros de las Farc-EP a las Zonas y Puntos Veredales de Normalización.  En marzo, la misión identificó y registró 7132 armas personales y colectivas que fueron ingresadas a los campamentos. 

 

De acuerdo con el procedimiento consensuado en el punto 3.1.7 del Acuerdo de Cese del Fuego y de Hostilidades y de Dejación de Armas, y de conformidad con la Hoja de Ruta aprobada el 29 de mayo, la Misión de las Naciones Unidas recibió el 30% de esas armas a partir del 7 de junio, y otro 30% a partir del 14 de junio. 

 

La tercera fase empezó el 21 de junio y al día de hoy la Misión ha recibido en sus contenedores el conjunto de las armas individuales registradas de los guerrilleros de las Farc-EP, de esas un conjunto de 700 armas, las cuales, de conformidad con la Hoja de Ruta del 29 de mayo, servirán para dar seguridad a los 26 campamentos de las FARC-EP hasta que finalicen las Zonas y Puntos Veredales de Normalización el 1 de agosto. La Misión constata que las armas registradas son de calidad y operativas, y nota que en este proceso de dejación se han entregado más armas por combatiente que en varios procesos verificados internacionalmente.

 

Para el primero de agosto, la Misión habrá extraído lo contenedores de las Zonas y Puntos Veredales de Normalización, permitiendo así la certificación de la dejación de armas individuales.

 

En cuanto a la extracción de caletas realizada por las Farc-EP con la verificación de Naciones Unidas y el apoyo de la Fuerza Pública, informamos que 77 caletas han sido extraídas al día de hoy, y contamos con una aceleración del proceso con miras a cumplir esta tarea en el mayor porcentaje posible antes del primero de septiembre.

 

Señor Presidente, señor Timoleón Jiménez, con el paso adelante realizado esta semana, surgen con fuerza nuevas oportunidades y nuevas necesidades. Tras su visita a Colombia el mes pasado, el Consejo de Seguridad expresó unánimemente que, “además de la dejación de armas, la implementación sostenida del Acuerdo de Paz, incluida la pronta adopción de todas las medidas acordadas para asegurar la efectiva reincorporación y reconciliación, será vital para garantizar una paz estable y duradera para todos los Colombianos, con especial atención a las necesidades de los grupos más afectados”.

 

El Secretario General comparte la visión del Consejo de Seguridad e invita a las partes a redoblar esfuerzos para que el cese del fuego y la dejación de armas que celebramos hoy se traduzca, sin demora, en mayor seguridad para todos; verdad, justicia y reparación para las víctimas; y beneficios económicos y sociales tangibles para las comunidades rurales en las áreas más afectadas por el conflicto.

 

El éxito del proceso de paz de Colombia será ante todo el éxito de la sociedad colombiana, para “preservar las generaciones venideras del flagelo de la guerra”, como reza el preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas.

Pero en un mundo convulsionado por antiguas y nuevas formas de violencia, por conflictos cuyos protagonistas parecieran irreconciliables, por movimientos sin precedente de refugiados y desplazados, un proceso de construcción de paz exitoso en Colombia es también un motivo de esperanza y un ejemplo poderoso para la comunidad internacional. 

 

Con esta convicción, reitero el homenaje expresado por el Secretario General y el Consejo de Seguridad a los colombianos por emprender el camino de la resolución pacífica de su conflicto, su reconocimiento por los avances realizados hasta la fecha a pesar de los retos, y su determinación de continuar apoyando los esfuerzos para consolidar la paz".

 

Nota redactadas con información de: Presidencia de la República, Misión de ONU en Colombia.


 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload