Desarrollado por la Dirección de Nuevos Medios, ProDignidad SAS.       Plantlla : WIX     2019

Doble moral

March 25, 2017

Sin lugar a dudas, me gustaría que quienes son cuestionados por ofender o vulnerar a las mujeres sean marginados de la vida pública, y que contra ellos se aplique -por lo menos- la sanción social, y -¿por qué no?- la penal. Pero...


- Woddy Allen, el cineasta norteamericano, siguió recibiendo honores, a pesar de que su hija le había acusado de haberla violado en reiteradas oportunidades desde que tenía siete años. En carta a The New York Times, Dylan Farrow (hija de Woody Allen y Mia Farrow) denunció haber sufrido reiterados abusos sexuales. Los cinéfilos sólo dicen: "lo que importa es el arte que produce...". Ella, la hija, ha vivido un infierno. Él vive -aparentemente- feliz...


- Bernardo Bertolucci, director italiano de cine, admitió en público -hace tres años- que él y Marlon Brando habían engañado a la actriz francesa Maria Schneider durante la filmación de 'El último tango en París', realizada en los años setenta. Bertolucci reconoce que la escena de la violación no había sido ni siquiera consultada con la actriz de 19 años. El italiano aseveró: “No quería que ella fingiese la humillación, quería que la sintiese”. Se justifica diciendo que eran otros tiempos... Medio mundo fue testigo y sigue siéndolo de la violación. Los cinéfilos se refieren a él como "magnífico, soberbio, formidable creador...".


- Diomedez Díaz, el cantautor vallenato, fue enjuicidado y condenado por la muerte de Doris Adriana Niño García, en hechos ocurridos el 14 de mayo de 1997, cuando ella tenía 22 años de edad. Él estuvo 32 meses en la cárcel. Recuperó la libertad en 2004 y falleció en 2013. Sus seguidores (e incluso, seguidoras) afirman: "su vida privada y sus errores no tienen nada que ver con sus bellas canciones que llegan al alma...".


- Pablo Armero fue arrestado en mayo de 2016, cuando se encontraba en el Hotel Metropolitan de Miami (Estados Unidos). Según la cadena CBS, el hoy jugador de Bahía (Brasil), fue acusado de violencia doméstica por haber agredido a María Elena Bazán, madre de sus dos hijos. El jugador ha afirmado: "es mi vida privada". María Elena confirmó que fue agredida. Y seguidores e hinchas de la Selección afirman: "merece estar en la Selección, aporta al equipo... Tiene derecho a superarse...". Armero, como integrante de la Selección Colombia, debería representar lo mejor de los hombres deportistas. Pero no ha sido así.


No defenderé lo indefendible... Pero de todos ellos, Armero es quien menos violento ha sido, y quien menos acceso a la educación y a la cultura ha tenido. No se justifica su agresión contra la madre de sus hijos, y su compañera de vida. No se justifica su violencia, ni la de ninguna otra persona. No se justifica que haya representado o represente un símbolo: la selección de fútbol. Tal vez uno de los pocos símbolos que aún unen a nuestra Nación.

 

Desde que supe lo que hizo Allen inicié mi protesta silenciosa. Yo que admirada sus obras, me impuse no volver a ver (y menos rentar) una de sus películas o leer otro de sus libros.

 

Igual actitud asumí con Bertoluchi...

 

Para vetar a Diomedez no debí hacer nada... Nunca me gustó su canto. Sólo he protestado cuando alguien trata de colocar -en mi presencia- sus canciones "para pasar un buen rato...".


Estos tres (y sus herederos) se lucran cada vez que alguien ve una de sus películas o escucha alguna de las canciones.
Y no me refiero a la doble moral por preferir a uno u otro, sino al hecho de aceptar a uno y cuestionar a otro. Aun cuando todos ellos, en menor o mayor escala, han sido trasgresores.


Así de elemental.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload